La tarde del pasado jueves ha sido una de las más dolorosas que se recuerdan en el Reino Unido en el siglo XX. La muerte de Isabel II  ha sido un duro varapalo para los miembros de la Familia Real británica, cuyos miembros se trasladaron de manera urgente al castillo de Balmoral, donde falleció la soberana, para darle un último adiós. Así, en el palacio pudimos ver a su hijo mayor, el ya rey Carlos III y a sus nietos, los príncipes Guillermo y Harry, entre otros. Las grandes ausentes del cónclave familiar fueron Kate Middleton y Meghan Markle. Este viernes se ha conocido el motivo por el que la estadounidense no acudió a la residencia de la reina. Lo ha desvelado Nicholas Witchell, corresponsal real de la BBC: es posible que no haya viajado a Escocia con su marido por temor a que otros miembros de la familia real no la hayan «recibido calurosamente». O sea, que el miedo a ser rechazada por su familia política ha puesto freno a su deseo de despedirse de la matriarca.

Harry de Inglaterra
Gtres

«Se cree que la duquesa de Sussex se quedará en Londres esta noche», después de su decisión de no viajar a Escocia», señala el ‘Dailu Mail’. Se trata de un cambio de planes con el que, a priori, no se contaba. Este jueves, un portavoz del matrimonio confirmó que ambos viajarían juntos a la residencia de la reina. Pero su plan inicial cambió de manera repentina. La causa: la posibilidad de no haber sido bien acogida por el clan Windsor en un momento de tanto dolor. «Puede que no sea muy bien recibida, para ser perfectamente sincero al respecto», ha confesado el corresponsal de la BBC.

Mientras Meghan permanece en la capital del Reino Unido, su marido Harry se ha trasladado ya hacia allí. A primera hora de esta mañana, en torno a las ocho, el nieto de Isabel II abandonaba Balmoral para tomar un avión rumbo a Londres.

Meghan Markle Harry
Gtres

En estos momentos, Londres se prepara para la proclamación del rey Carlos III. Un acto que se prevé tendrá lugar a las seis de la tarde, hora británica. El hasta ayer Príncipe de Gales pronunciará un discurso a la nación, que antes de su emisión en la BBC debe grabar a conciencia. En él rendirá homenaje a la Reina y prometerá su deber a su servicio como nuevo soberano. Por la tarde, a la misma hora, se oficiará un servicio en la Catedral de St. Paul a la que asistirán la Primera Ministra y los ministros principales del gobierno. Cabe destacar que el encuentro con Liz Truss fue el último acto público que protagonizó Isabel II. Este tuvo lugar el pasado 6 de septiembre en Balmoral. Imposible adivinar que apenas 48 horas después de recibir a su decimoquinta jefe de gobierno, Isabel II perdería la vida.