La reina Isabel II acaba de celebrar su Jubileo de Platino con unos grandes festejos que han durado cuatro días. Pero los eventos por sus 70 años en el trono continúan a lo largo y ancho de los territorios de Reino Unido. Eso incluye Gibraltar, que supone uno de los puntos más sensibles en su política con España, donde se continúa reclamando la soberanía sobre el Peñón. Como la soberana no puede viajar debido a su avanzada edad y a sus problemas de movilidad, ha decidido enviar en su nombre al menor de sus cuatro hijos, el príncipe Eduardo de Inglaterra, y su esposa, Sophie de Wessex.

principe eduardo de inglaterra, sophie de wessex
Royal UK.

La pareja aterrizó ayer tarde en la colonia británica, con cinco horas de retraso a causa de un problema en su avión de la British Airways. Eso motivó un cambio de agenda, lo que no impidió que el matrimonio empezara con ganas convertidos en los mejores embajadores de Su Majestad.

La propia Isabel II ha preparado el terreno para los condes de Wessex con un comunicado en el que asegura: «A lo largo de los años, he visto a Gibraltar prosperar como una comunidad multicultural y multirreligiosa, orgullosa de su rica historia y a la vez con una visión dinámica y avanzada».

Y añade: «En mi Jubileo de Platino estoy encantada de que mi hijo y mi nuera tengan la oportunidad de visitar Gibraltar de nuevo (…)) Estoy agradecida por vuestra continua alianza y lealtad, y me siento honrada de poder reafirmar los estrechos lazos que existen desde hace tanto tiempo entre la Corona y el pueblo de Gibraltar».

La reina Isabel solo ha visitado una vez el Peñón y fue en 1954, un año después de su Coronación. Años más tarde, el príncipe Carlos y Diana de Gales recalaron en Gibraltar durante su luna de miel, en una parada que también levantó muchas ampollas.

sophie de wessex
Royal UK.

El príncipe Eduardo y Sophie de Wessex son los miembros más discretos de la familia Windsor. Que sean ellos precisamente los representantes de la monarca en este viaje se interpreta como un ‘mal menor’ para no aumentar las fricciones entre Reino Unido y España por la Roca. De Sophie se dice que es la nuera favorita de la soberana y, sin duda, es también una de las ‘royals’ más trabajadoras.

De momento, los primeros pasos del matrimonio han sido de lo más dulces. Los condes eran recibidos con flores en el aeropuerto y saludados por el ministro principal, Fabian Picardo, junto a su esposa, Justine Olivero, y el gobernador de Gibraltar, el vicealmirante David Steel. Además hubo honores militares, encuentros con los ciudadanos, grandes y pequeños, banderitas de la Union Jack por todas partes, etc etc.

Los Wessex también fueron los enviados a Gibraltar hace diez años para conmemorar el Jubileo de Diamante de la reina. Entonces ya se calificó su visita como «desafortunada en tiempo y forma» por parte del Gobierno español. Las cosas no han cambiado demasiado desde aquello, pero la profesionalidad se impone y ante el mandato de Su Majestad, sus fieles escuderos solo pueden decir «yes».