Tras tener una primera despedida en Escocia, los restos mortales de la reina Isabel II, fallecida el pasado 8 de septiembre, hacen su último viaje hasta Londres. En torno a las 17.00 horas (una hora más en España) el coche fúnebre con los restos mortales de la soberana abandonaba la catedral de St. Giles, donde ha sido velada durante más de 24 horas. Este vehículo ha puesto rumbo al aeropuerto de Edimburgo, donde ha sido recibido por una Guardia de Honor del Regimiento Real de Escocia. Si en un primer momento se hablaba de la posibilidad de un traslado a través del tren real, desde la casa real británica han decidido agilizar el proceso y se han decantado por el avión C17, en el que viaja la soberana junto a un grupo de portales de la Royal Air Force.

Tras más de una hora de viaje en coche y con el cortejo fúnebre recorriendo algunas de las carreteras de Escocia, el féretro llegaba al aeropuerto para iniciar su traslado final, dando así por finalizado la ‘Operación Unicorn’. En este último viaje, también le acompaña su única hija, la princesa Ana, quien no se ha separado en ningún momento del cortejo fúnebre de su progenitora. De hecho, está previsto que sea ella la encargada de estar en todo momento junto al ataúd de Isabel II.

DL-u517698-005
Gtres

Isabel II pasará su última noche en la que fue su residencia durante gran parte de su reinado

Después de más de una hora de vuelo, el cuerpo sin vida de la soberana aterriza en RAF Northolt, al oeste de Londres, donde comienza otro viaje por carretera hasta el Palacio de Buckingham, donde permanecerá hasta este próximo miércoles en la tarde. Hay que recordar que esta fue su residencia oficial donde pasó gran parte de su reinado. Sin embargo, durante los dos últimos años debido a la pandemia y a su delicado estado de salud decidió trasladarse hasta el castillo de Windsor. Finalmente, y como todos los años, la monarca pasó el verano en su residencia de Escocia, en Balmoral, donde finalmente fallecía dejando a gran parte del mundo desconsolado.

A su llegada a Buckingham la esperan diferentes miembros de la Familia Real británica, destacando la presencia de los Reyes, Carlos III y Camilla (quienes ya han comenzado una gira como nuevos monarcas del Reino Unido), además de los ya príncipes de Gales, Guillermo y Kate Middleton. Tras este encuentro, el féretro será instalado en la sala llamada Bow Room, una sala ubicada en el centro del ala oeste del Palacio de Buckingham y con acceso directo al jardín, donde pasará esta noche del martes antes de que se lleve a cabo una procesión el miércoles para trasladarla a Westminster Hall.