El duque de Cambridge ha revelado ahora que se contagió de coronavirus el pasado mes de abril, pero que no lo hizo público para «no alarmar a la nación».


Desde que los primeros casos de coronavirus llegaran a Europa han pasado ya algunos meses. Durante los peores momentos de la pandemia y los meses posteriores hemos podido ver cómo se iban contagiando no solo personas anónimas, también rostros conocidos. Entre ellos se incluyen miembros de las casas reales. Mientras que algunos de ellos optaron por hacer lo público, ahora sabemos que otros decidieron no decirlo.

Es el caso del príncipe Guillermo. Y es que ahora ha trascendido que el hijo mayor del príncipe Carlos y Diana de Gales fue contagiado por coronavirus el pasado mes de abril, unos días después de que lo hiciera su padre. Así lo ha publicado The Sun, que asegura que lo mantuvo en secreto para «no alarmar a la nación».

Cuando se contagió, el príncipe Guillermo no era el único miembro de la familia real británica con Covid-19. Y es que su padre también lo ha pasado. Además, el primer ministro Boris Johnson pasó unas semanas duras intentando superar la enfermedad. Mucho se habló de él, ya que tardó en aceptar la situación en Reino Unido y llevar a cabo medidas para combatirlo.

© Gtres.

El príncipe Guillermo optaba por mantenerlo en secreto para no alarmar: «Estaban pasando cosas importantes y no quería preocupar a nadie», comentó el príncipe Guillermo. El duque de Cambridge fue tratado por los médicos de Palacio, que estuvieron muy pendientes de la salud de Guillermo.

Y es que el marido de Kate Middleton pasó el virus con síntomas evidentes. Tanto es así que tuvo que ser atendido durante unos días: «Hubo un momento en el que le costaba respirar, así que obviamente todo el mundo entró en pánico», explicaron. A pesar de que estaba intentando superar el Covid-19, el príncipe Guillermo siguió adelante con su agenda, aunque lo hizo de manera telemática.

Ya recuperado, el príncipe Guillermo y Kate Middleton han dedicado solo bonitas palabras a los sanitarios, que están batallando cada día en los hospitales para cuidar a los enfermos. El pasado domingo, los duques de Cambridge presentaron en premios especial que se concedía a los trabajadores de la sanidad pública en los premios al orgullo británico que concede el Daily Mirror.

El príncipe Carlos también pasó el coronavirus

El pasado mes de marzo, Clarence House confirmaba que el príncipe Carlos, de 71 años, daba positivo por coronavirus. El hijo de la reina Isabel II presentaba síntomas leves y presentaba un diagnóstico muy favorecedor y una semana después podía presumir de haber superado la enfermedad. Ahora, unos meses después, el padre de Harry y Guillermo ha hecho balance de lo sucedido y ha indicado que el hecho de sufrir el virus le ha hecho valorar las cosas que tiene.

© Gtres.

Durante una entrevista con ‘Sky News’, el príncipe Carlos explicó que tuvo mucha suerte por haber presentado síntomas muy leves de la enfermedad y esto ha provocado que se haya vuelto más empático con todos aquellos que han pasado por lo mismo. «Tengo en mis pensamientos a todos aquellos que han perdido a un ser querido y no han podido estar con ellos en ese momento. Es lo más horrible, es lo peor de esta enfermedad», revelaba. Además, se ha postulado para ayudar a encontrar una solución que acabe con este virus y ha tenido palabras de agradecimiento con todos los que han trabajado a destajo para frenar los contagios.

«Hay mucha gente que ha empezado a darse cuenta de que hay que darle importancia a la naturaleza y que esto es el centro de nuestra vida y de nuestra economía. Hemos explotado porque estábamos acabando con ella», ha resaltado. Después de escuchar estas declaraciones, varios expertos en la realeza británica y que han realizado un seguimiento al heredero al trono han coincidido en que el hecho de dar positivo ha provocado un cambio en su comportamiento y se ha vuelto más empático con las personas.

Lo cierto es que la enfermedad de Carlos de Inglaterra provocó un acercamiento entre los dos hermanos, el príncipe Harry y Guillermo. Estos, que estaban distanciados por algunas disputas familiares, consiguieron ponerse de acuerdo y hablar durante varios días para saber cómo estaba la salud de su padre. Además, el duque de Cambridge confesó, en una entrevista en la que se abrió en canal, que estaba muy preocupado por la salud de su padre y de sus abuelos.