Los duques de Sussex han promocionado su próximo evento con una sesión de fotos que nada tiene que ver con las que hacían cuando estaban en primera línea de la Casa Real.


Han pasado diez meses desde que el príncipe Harry y Meghan Markle hicieran pública su decisión de dar un paso atrás dentro de la Familia Real Británica. Alejados de sus ostentosa vida de Reino Unido, el matrimonio está perfectamente instalado en su mansión de Santa Bárbara (Los Ángeles) y permanecen centrados en sus nuevos proyectos. Así, los duques de Sussex ha aprovechado su próximo evento para hacerse una sesión de fotos. Su primer posado oficial desde que se produjera el «Megxit».

Matt Sayles

El próximo 20 de octubre, Meghan Markle y el príncipe Harry participarán desde Los Ángeles en las charlas virtuales ‘TIME100 Talks’, organizadas por la revista ‘TIME’, en las que estarán las personas más influyentes del mundo. Con motivo de este encuentro, los duques de Sussex han promocionado su intervención con una sesión de fotos que nada tiene que ver con las que hacían cuando estaban en primera línea de la Casa Real.

En blanco y negro, y ante la cámara de Matt Sayles, el matrimonio se ha mostrado de lo más natural y desenfadado. Con una sonrisa de oreja a oreja, la que fuera protagonista de ‘Suits’ y el nieto de la reina Isabel II ponen de manifiesto el buen momento por el que están pasando. Con esta prueba, queda patente más que nunca que una imagen vale más que mil palabras y se demuestra que atrás quedaron las viejas polémicas y que están centrados en recuperar su vida.

No obstante, lo que más ha llamado la atención son los complementos que ha lucido Meghan Markle. En concreto, además de su traje negro de Alexander McQueen, ha elegido un reloj de Cartier para combinar el look y que perteneció a Lady Di. Según apuntan expertos del ‘Daily Mail’, este habría sido un regalo del príncipe Harry a su mujer.

La justicia tumba los deseos navideños de Meghan Markle

@FortuneMagazine

Hace unas semanas, un íntimo amigo de la pareja desvelaba a varios medios británicos la intención que tenían los duques de Sussex de celebrar sus primeras navidades alejados de la Familia Real Británica. En concreto, Harry y Meghan Markle pasarían estas fechas tan señaladas en su mansión de Santa Bárbara junto a unos amigos de la pareja. ««Meghan tiene muchas ganas de celebrar su primera Navidad en su nuevo hogar junto a su madre. Ella está muy emocionada y planea hacer todas las tradiciones con las que creció cuando era niña, incluida la cocina»», indicaban. Sin embargo, parece que no va a poder ser.

Tal y como apunta ‘Newsweek’, Meghan Markle tiene una cita en los tribunales el próximo 11 de enero debido a la causa que tienen abierta con varios medios británicos y a raíz de que publicaran una carta privada que le escribió a su padre. Esto significa que el matrimonio deberá viajar a finales de diciembre para poder llevar a cabo la cuarentena obligatoria de Reino Unido para las personas que llegan al país.

Están centrados en su nueva vida

Gtres

Harry y Meghan Markle tienen un sinfín de proyectos sobre la mesa que intentan sacara adelante después de alcanzar su acuerdo millonario con la plataforma de streaming. Entre las muchas ideas que barajan, el matrimonio planea hacer un documental sobre la historia y el legado de Diana de Gales para que su labor solidaria perdure en el tiempo y que las nuevas generaciones sean conscientes de ello. Un auténtico tributo que puede volver a dinamitar la relación entre Harry y su hermano, el príncipe Guillermo.

Además, el nieto de la soberana y su mujer lanzarán un programa de televisión que estará centrado en el empoderamiento femenino y la desigualdad racial (dos de los temas por los que lucha de forma diaria la que fuera actriz). Con una postura bastante política y en el que se hablará de feminismo, los duques de Sussex darán el salto a la pequeña pantalla y mostrarán su visión de la importancia del empoderamiento de los jóvenes. Eso sí, a pesar de que harán pequeños cameos en ellos, lo cierto es que no serán los protagonistas del mismo.