Thomas Markle, padre de Meghan Markle, ha vuelto a dar una exclusiva para criticar a su hija y su yerno. Incluso plantea la posibilidad de demandarles por no dejarle ver a sus nietos y ya ha consultado el asunto con sus abogados


El padre de Meghan Markle, Thomas Markle, ha regresado con una nueva colección de insultos y reproches en su batalla personal para que su hija le deje conocer personalmente a sus nietos, después de conformarse con ver a los pequeños tan solo a través de los medios de comunicación. Ahora bien, en vez de acudir a su hija y su yerno, el príncipe Harry de Inglaterra, para tratar de acercar posiciones y ver en qué manera se puede solucionar su conflicto familiar para así poder conocer al pequeño Archie y la pequeña Lilibet Diana, Thomas Markle vuelve a confiar su queja a los medios que pagan muy bien sus palabras. Con esta forma de actuar, la cual despliega desde el 2018, no es de extrañar que Meghan Markle piense que su padre tan solo busca sacar un rendimiento económico de su fama y su cercanía a la familia real británica.

Thomas Markle se ha sentado de nuevo en un plató de televisión, concretamente en el programa matutino ‘Good Morning Britain’, uno de los espacios televisivos con más audiencia. Lo hace para compartir con el público el mal momento personal que atraviesa desde que su hija decidiese retirarle la palabra y ante la imposibilidad de conocer personalmente a sus dos nietos: “Me encantaría ver a mis nietos. Varios abogados me han aconsejado en California que podría demandar para verlos. Aunque si hiciera esto, estaría haciendo lo mismo que hacen Meghan y Harry. No quiero involucrar a mis nietos en esto, dado que quiero verlos en un ambiente amigable. Y como no quiero ver a sus padres de forma hostil, esperaré”, mantiene un Thomas Markle que se muestra triste e impotente, aunque ya deja caer que entre sus opciones está emprender acciones legales contra su hija y su yerno.

Thomas Markle, padre de Meghan Markle
Foto: Good Morning Britain

Thomas mantiene que su hija y el marido de esta le han prohibido realizar visitas a su mansión de Los Ángeles, motivo principal por el que no ha tenido oportunidad de ejercer de abuelo con sus dos nietos menores. Es por eso que vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de emprender acciones legales contra ellos, algo con lo que amenaza desde hace varios meses, pero dice que no da este paso “por no dañar a los menores”. Eso sí, menos reparos tiene a la hora de hacer daño a Meghan Markle, a la cual denomina ahora como “infantil”, por molestarse cuando se sienta a hablar con periodistas sobre ella.

Pero Meghan Markle no es la única en estar en la diana crítica del técnico de iluminación jubilado. También en príncipe Harry se lleva su porción de reproches y le culpa directamente del “distanciamiento con mi hija”. Mantiene que la actriz cambió “después de que se enganchara del príncipe”, señalándole directamente por haberle “robado” a su hija. Pero sus quejas hacia el nieto de la reina Isabel II de Inglaterra van más allá de lo estrictamente personal, pues también quiere echarle en cara que haya decidido romper lazos con la familia real británica para vivir al otro lado del charco para proteger a su mujer del acoso mediático, de lo que sufría en palacio y también de sus propios impulsos suicidas. Para Thomas Markle esto es secundario, pues critica la “egoísta decisión” de salir de Reino Unido porque “ha abandonado a la reina, al ejército y al pueblo británico”, como si a él algo de esto le importase algo más que la propia vida y salud mental de la hija a la que vende al mejor postor.