El próximo 31 de marzo se marca el pistoletazo de salida para la renuncia oficial del príncipe Harry y Meghan Markle de la realeza británica. Se cierra una etapa y se abre otra llena de incertidumbres, en la que solo una cosa está muy clara: los deseos de una mayor privacidad por parte de los duques de Sussex. Otra cuestión será cómo se ganen la vida para ser «económicamente independientes», como anunciaron en el comunicado con el que ponían patas arriba a la familia Windsor y al Reino Unido. De momento, no les han faltado ofertas laborales, lo que unido a sus compromisos propios con la beneficiencia, parece que les va a reportar un margen suficiente de beneficios como para mantener su lujoso nivel de vida.

Meghan Markle ha sido una de las más solicitadas en este terreno. Desde que se supo su intención de dejar la primera línea de la monarquía, el Megxit lo han bautizado, le han surgido multitud de ofertas, algunas tan descabelladas como la procedente de una conocida cadena de hamburguesas. Otras han sido estimulantes cuanto menos y tienen que ver, sobre todo, con el pasado como actriz de la duquesa. Como ese pasado es muy reciente, hace poco más de dos años que lo dejó, la joven estadounidense no estará demasiado desentrenada si quiere recuperar su antigua profesión. Se sabe que en enero firmó un contrato con la multinacional Disney después de que pusiera voz a un documental sobre elefantes, y está inmersa en algún otro trabajo audiovisual, eso sí, de corte solidario con la periodista Oprah Winfrey.

En las últimas horas se ha conocido otra singular oferta. Y muy seria. El productor ejecutivo de Los Simpson, Al Jean, dice que le encantaría que Meghan Markle hiciera un cameo en la popular serie de animación. Por supuesto, hace la invitación extensiva a su marido, Harry de Inglaterra. En una entrevista en la revista Radio Times, el productor lanzaba la idea y decía que la actriz «debería hacerme una llamada» para discutir la idea.

De considerarla seriamente, Meghan Markle entraría a formar parte de un selecto club de ‘celebrities’ que han ‘hecho’ cameos en esta serie en sus 31 años de vida. Desde el científico Stephen Hawking, la actriz Kim Basinger, la cantante Katy Perry, el futbolista Ronaldo y hasta nuestro Javier Bardem, por mencionar solo unos pocos.

La imagen sería más o menos parecida a estas, obras del artista Aleksandro Palombo, que ‘simpsoniza’ a famosos de todo el mundo, entre ellos también a los Reyes Felipe y Letizia de España.

De momento, Meghan Markle encamina más sus pasos en centrarse en la actividad benéfica junto a su marido. Su propia fundación, la Sussex Royal, es la mejor prueba. En unos días ya no podrán utilizar el término «Royal», a expresa petición de la reina Isabel de Inglaterra, quien no desea que se vincule con la realeza los negocios privados de sus familiares. Esto generó mucha controversia en su momento, con la respuesta de los duques de Sussex en un comunicado a regañadientes en el que acataban la decisión… a pesar de que decían que podrían seguir utilizándolo fuera de las fronteras del Reino unido.

La que sí ha tomado una determinación es Meghan Markle y ya no figura como Alteza Real en ninguna de las organizaciones benéficas en las que participa como patrona. Esta era otra de las prohibiciones de la soberana. Conservará, eso sí, el título de duquesa de Sussex. También en las últimas fotografías que publican a través de su cuenta oficial de Instagram ya no las firman con el copyright de Sussex Royal, sino como duque y duquesa de Sussex. Harry y Meghan residen ahora mismo en una mansión alquilada en una isla a alas afueras de Vancouver (Canadá), donde están viendo crecer a su hijo, Archie Harrison, de diez meses de edad. En unos días su resolución se hará realidad y comenzarán su nueva vida.