No se les veía en público desde el pasado diciembre. Ahora que se acerca el viaje de Harry al Reino Unido, la pareja se ha dejado ver en un encuentro online de poesía afroamericana.


La última aparición pública de los Duques de Sussex tuvo lugar el pasado mes de diciembre. Mucho tiempo de mutismo que al que la pareja ha puesto fin de manera inesperada. El príncipe Harry y Meghan Markle han roto este largo periodo sin aparecer públicamente participando en un chat sobre poesía organizado por la organización Get Lit.

Una inesperada reaparición

«Adivinad quién nos sorprendió este fin de semana. ¡Ha sido el mejor finde del mundo! Harry y Meghan fueron mágicos, amables e interesados en la poesía», compartían desde la cuenta oficial de la entidad, dedicada a promover las obras de poetas afroamericanos en Estados Unidos. «La Duquesa incluso compartió con nosotros algunas de sus citas poéticas favoritas, estamos muy agradecidos por su visita en honor al Black History Month y ¡se convierte en la experiencia más épica de la historia de Get Lit!», añadían.

El hijo menor de Carlos de Inglaterra por su parte y su esposa también han compartido un mensaje sobre su participación en el encuentro online, que ha supuesto su reaparición después de varias semanas en silencio. «¡Guardamos lo mejor para el final! ¿Adivinad quién sorprendió a nuestra clase de poesía este fin de semana? ¡Ha sido el mejor fin de semana! ¡El príncipe Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex, han estado mágicos, amables e interesados ​​en la poesía», han escrito en su cuenta de Instagram.

Gtres.

Lo cierto es que su puesta en escena llega en un momento especialmente delicado para el matrimonio. Hace apenas cuatro días, el diario británico ‘The Telegraph’ anunciaba que el nieto de Isabel II se niega a ceder las distinciones y títulos militares que consiguió en su carrera, pese a que estos reconocimientos están asociados a su condición como príncipe y no por los méritos logrados en el ejército. Harry no parece dispuesto a renunciar a los cargos militares y logros que ha atesorado durante su paso por el ejército a lo largo de 10 años. Por ejemplo, el de capitán del Cuerpo de Marines Reales o el de comandante aéreo honorario de la RAF Honington. Su negativa ha hecho que la situación sea tensa e incómoda en Buckingham, donde el malestar tras su salida del Reino Unido (el llamado ‘Megxit’) sigue levantando ampollas.

Harry regresará al Reino Unido en marzo

Todo este revuelo se ha armado cuando se aproxima la fecha para que Harry y Meghan revisen los preceptos recogidos en el acuerdo firmado con palacio. Y es que será el próximo mes de marzo se producirá la revisión anual en la que el hijo de Diana de Gales y su esposa valoren si desean regresar al Reino Unido o si, por el contrario, quieren permanecer en Estados Unidos, adonde se trasladaron hace un año buscando una vida más anónima, alejada del foco mediático y procurando ganarse la vida de manera independiente. 

Para disgusto del pueblo británico, el esperado viaje no se producirá en pareja. Harry ha decidido viajar solo a su tierra natal para reunirse con los suyos. No lo acompañarán ni su mujer ni el hijo que tienen en común: el pequeño Archie. Lo que parece claro es que el príncipe tiene muchas ganas de reunirse nuevamente con su familia. En especial con la soberana británica, que ha reconocido que echa mucho de menos a los suyos.

GTRES

Según el diario ‘The Sun’, existe otro importante motivo por el que Harry planea su vuelta a casa. Más allá de su afán de ver a sus seres queridos está el interés en luchar por sus intereses. Porque su intención es prolongar todo lo posible su acuerdo de salida de la Casa Real a la monarca. Tanto él como su pareja desean seguir siendo miembros de la realeza “que no trabajan” , pero que puedan mantener sus beneficios como miembros de la realeza mientras disfrutan de una vida alejada de los focos en California.

El hijo menor de Carlos de Inglaterra no quiere renunciar a sus privilegios

Como avanza el medio británico, el matrimonio hará todo lo posible para aliviar posibles tensiones. No desean revivir las tiranteces del histórico encuentro en Sandringham, donde la Reina Isabel II convocó a los miembros de su clan para poner fin a la crisis de su nieto y su esposa, a los que la prensa y los sectores más conservadores han tachado de «niñatos consentidos» o «egoístas». Por este motivo se están poniendo en contacto con miembros de la Familia Real por videollamada antes del viaje. ¿Su estrategia? Guante de seda y puño de hierro. No desean confrontación, pero no están dispuestos a renunciar a sus privilegios.