El ladrón de Buckingham Palace que sustrajo algunas pertenencias de la reina Isabel II acaba de confesar del delito que cometió con todo lujo de detalles.


El pasado mes de agosto, Buckingham Palace se levantaba con la noticia de que alguien había robado unas joyas y se detenía a un trabajador que llevaba ya más de 37 años trabajando para la reina Isabel II de Inglaterra. Llevaban desapareciendo algunos objetos de palacio desde principios de año, pero el culpable fue descubierto y detenido.

Pues bien, ahora, unos meses después de que fuera descubierto, el culpable ha confesado el delito que cometió, que robó joyas y algunas fotografías del palacio de Buckingham. De esta forma, se va resolviendo algunos detalles de la misteriosa desaparición de ciertos objetos de la residencia de la reina. Se trata de Adamo Canto, un asistente de catering de palacio de 37 años, que acaba de confesar el robo de una «cantidad significativa» de objetos de palacio.

El empleado ha admitido ante el Tribunal de Magistrados de Webtminster que sustrajo no solo una medalla que pertenecía al Maestro de la Casa, el vicealmirante Tony Johnstone-Burt (que puso posteriormente a la venta en eBay por unos 380 euros), tal y como publica la BBC. También se hizo con una fotografía oficial firmada por los duques de Cambridge y el duque de Sussex.

© Gtres.

Canto ha admitido que sustrajo la medalla y que posteriormente la puso a la venta en eBay, así como otra medalla, la del comandante de la Real Orden Victoriana del exoficial del ejército británico, Richard Sykes, que la reina le concedió en 2010. Además, se ha desvelado que se sacaron unos 77 artículos de la tienda del Buckingham Palace y piezas de los casilleros del personal, de la tienda de la Queen’s Gallery y del almacén del príncipe Andrés.

Todos los objetos robados tenían un precio de entre 11.000 y 112.000 euros. Todos ellos estaban puestos a la venta en la plataforma de venta online anteriormente citada. Se vendieron por un precio muy por debajo de su valor y de todas estas ventas, Adamo obtuvo unos 8.000 euros.

Adamo Canto parece que aprovechó la pandemia del coronavirus para tener acceso a algunos lugares de palacio, como oficinas u otras áreas, algo de lo que antes no tenía permiso. Tras la declaración, en la que ha confesado el delito, el juez Alexander Jacobs ha dado libertad bajo fianza a Adamo, pero se enfrente a una posible sentencia que podría llevarlo a prisión.

© Gtres.

El vicealmirante Tony Johnstone-Burt fue el que se dio cuenta de que faltaban algunos objetos en el Buckingham Palace. El momento en el que vio que faltaba su medalla fue cuando fue a cogerla para ponérsela durante el desfile de Trooping the color. Poco después, vio que precisamente su medalla estaba a la venta en eBay. De esta forma, denunció su desaparición.

Otros objetos robados

Pero estos no fueron los únicos objetos que fueron sustraídos de palacio. Y es que según ha publicaba el Daily Mail durante el pasado verano, también habían desaparecido unas gafas grabadas, marcos de cuadros hechos a medida con el sello del príncipe Harry y material de papelería de Smythson realizado a mano.