La familia paterna de Meghan Markle se ha empeñado en convertirse en el mayor quebradero de cabeza para ella. La relación con ellos es prácticamente inexistente y a la duquesa no le gusta nada que exploten su vínculo con la realeza para beneficiarse de ello, ya sea concediendo exclusivas o mediante episodios polémicos como el que un miembro de los Markle acaba de protagonizar.

Thomas Markle Jr, hermanastro de Meghan, se ha convertido en imagen de ‘Classic New York Beer’, una marca de cervezas estadounidense. Hasta ahí todo bien, pero la polémica llega a raíz de la última campaña publicitaria de la compañía. En ella, Thomas irrumpe de manera violenta en un Palacio de Buckingham ficticio para robar algunas de las joyas más valiosas de la Corona, además de un pack de zumo de cebada de la mencionada marca.

El anuncio acaba con el hermano de Meghan Markle burlando a un guardia de seguridad y huyendo del palacio a toda velocidad en un coche conducido por la actriz Renee Wood, que interpreta ¡a Meghan Markle! Mientras se escapan, ella le pregunta si ha conseguido hacerse con el botín, a lo que Thomas le contesta que tiene algo mejor, mostrándole el pack de cervezas. El spot acaba con la Meghan ficticia confesando: «Eso no tiene precio».

Todavía no hay reacción ni de Meghan ni del príncipe Harry ni de ningún miembro de la Familia Real Inglesa, pero no es difícil imaginar que no habrá sentado nada bien este anuncio en el seno de los Windsor. Tampoco sería extraño que tomasen medidas legales al respecto ya que, pese a ser ficción, el anuncio no deja de estar involucrando a Meghan Markle en un robo cometido en el mismísimo Palacio de Buckingham. Lo que le faltaba a los Sussex tras la tormenta mediática que están viviendo y que ha derivado en su retiro temporal de la vida pública.