La Reina Isabel es una mujer recta que públicamente no ha tenido un mal gesto para nadie. Cuando en 1997 Tony Blair dejó a la Casa Real Británica sin el Royal Yatch Britannia como una de las medidas para recortar gastos públicos es más que probable que a la monarca no le sentase bien, pero si fue así nunca lo manifestó. Quien sí lo hizo, y de manera nada sutil, fue Donald Glover, un vicealmirante de la Marina Británica que ahorró cerca de 50 millones de libras durante su vida con un único fin: reemplazar el yate en el que, durante años, Isabel II y su familia disfrutaron del mar. 

Esto es lo que la Reina Isabel II regala a los empleados de Buckingham Palace por Navidad

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“I shall never forget the scene outside Buckingham Palace on Jubilee Day. The cheerful crowd was symbolic of the hundreds of thousands of people who greeted us wherever we went in this Jubilee Year – in twelve Commonwealth countries and thirty-six counties in the United Kingdom… God bless you and a very happy Christmas to you all.” . This quote is taken from the 1977 Christmas Broadcast. #ARoyalChristmas Swipe to see images from the 7th June 1977, Jubilee Day, when a special service of thanksgiving was held at St Paul’s Cathedral. Planning for the Christmas Broadcast begins months in advance, when The Queen decides on the themes she wishes to address. The broadcast has been, and remains, the Monarch’s own personal message to the nation and Commonwealth. Her Majesty’s speech from 1977 can be found in full on our website, linked in our story! . ? Press Association

Una publicación compartida de The Royal Family (@theroyalfamily) el

Glover falleció el pasado mes de septiembre y ha sido ahora cuando se ha conocido que el marino dejó a la Reina de Inglaterra toda su fortuna, pero eso sí, con una condición: que fuera utilizada para adquirir un nuevo yate. La estrecha relación entre el nuevo benefactor póstumo y los Windsor viene de largo y fue debido a su papel dentro de la Marina, ya que tanto el Duque de Edimburgo como los Príncipes Carlos y Andrés mantienen un importante vínculo con el ejército marítimo.

Todavía no hay información acerca de si desde Buckingham Palace se ha aceptado el ‘regalo’, pero de ser afirmativo solo podría haber un destino para esos 50 millones de libras y de ser así podríamos ver próximamente a Harry, Meghan, William y Kate y compañía a bordo de un nuevo barco de ensueño en el que disfrutar de sus vacaciones.