La duquesa de Cambridge no deja de sorprender... para bien. Ahora ha trascendido que ha estado trabajando dos días en una clínica de maternidad.


La esposa de Guillermo de Inglaterra se ha ganado más que un hueco en el corazón de los británicos, y es por algo. Por ejemplo, esta semana ha trascendido que Kate Middleton ha cumplido con un trabajo extra fuera de su agenda oficial. Los pasados martes y miércoles acudió al Kingston Hospital, situado al suroeste de Londres, para algo más que una visita y además con un carácter privado.

¿Pero dónde estuvo? Pues en la unidad de Maternidad. Dicha clínica dio la bienvenida a casi 6.000 bebés durante 2018 y ofrece también asistencia a nacimientos en el hogar y un servicio de comadronas. El hecho es que la duquesa de Cambridge hace tiempo que se embarcó en una nueva tarea para mejorar el apoyo a niños y familias desfavorecidos. Por eso mismo el año pasado impulsó la creación de un grupo de expertos a través de la Royal Foundation, la organización benéfica en la que Guillermo y ella patrocinan a varias instituciones y ongs.

Su tarea consiste básicamente en prestar ayuda a los jóvenes, preparándolos de cara a la paternidad, el embarazo y los primeros años de sus hijos. Kate aseguró en su momento: «Hay un reto indudable en intentar transformar y realizar un cambio positivo en las generaciones futuras, ayudar a romper el círculo de desventajas y traumas intergeneracionales. Me siento muy inspirada cada día por la gente que conozco y estoy comprometida con esta aventura…»

Pues bien, la duquesa se puso manos a la obra. Kate es madre de tres hijos: los príncipes George, de seis años; Charlotte, de cuatro; y Louis, de 19 meses. Su experiencia y sensibilidad seguro que contribuyen notablemente a esta buena causa.