Los duques de Cambridge, de visita oficial en Irlanda del Norte, han demostrado su don de gentes entre universitarios, pintas de cerveza y jugadores de rubgy.


Los duques de Cambridge no paran. Su agenda está repleta de compromisos y raro es el día que no se dejan ver en público. Si hace unos días asistieron cual estrellas de Hollywood al estreno mundial en Londres de la última entrega de James Bond, ahora se han quitado los tiros largos para practicar un poco de deporte. El príncipe Guillermo y Kate Middleton se desplazaron hasta Irlanda del Norte para participar en un encuentro muy especial.

Kensington Royal.

La pareja se reunió con jugadores, entrenadores y voluntarios de una iniciativa llamada Sport Uniting Communities (Deporte Que Une Comunidades). Un proyecto que promueve un contacto significativo y sostenido entre personas de diferentes orígenes, particularmente a través de la división religiosa.

Kensington Royal.

Como siempre en estos casos, Guillermo y Kate no solo hablaron, también se pusieron manos a la obra. Vestidos con ropa deportiva, los duques se lanzaron al terreno de juego del equipo de Derry y dieron unos cuantos toques a un balón de rugby. Con bastante buen humor, fieles a su flema británica, en su cuenta oficial de Twitter han compartido dos fotografías con cada uno de ellos dando un chute a la pelota. «¿Quién tiene la mejor técnica…?», se preguntan.

Kensington Royal.

Kate Middleton demuestra ser una mujer en plena forma. En las últimas semanas la hemos visto practicando todo tipo de ejercicios. Ha montado en bicicleta de montaña, ha hecho rápel, ha jugado al tenis con Emma Raducanu… y ahora hasta le pega al balón. Y siempre sin ‘despeinarse’ y con la sonrisa puesta. Muchos dicen que es una ‘royal’ que roza la perfección.

Gtres.

Justo el día antes de esta visita, los duques de Cambridge también acudieron a la Universidad de Ulster, donde charlaron con los estudiantes de Medicina, Enfermería y Paramédicos y también recorrieron los laboratorios. Una de las imágenes más llamativas fue cuando el príncipe Guillermo cogió una serpiente y Kate sostuvo en sus manos una tarántula, que incluso tiene nombre, Charlotte.

Gtres.

La duquesa de Cambridge iba vestida con un traje de chaqueta de color morado combinado con un jersey negro de cuello alto. Un estilo perfecto para el otoño que conecta con el resto de ‘royals’ en estas fechas, entre ellas la Reina Letizia, quien ya ha recuperado esta tendencia en una de sus últimas apariciones públicas.