La duquesa de Cambridge apuesta todo al rojo con un look súper chic, que demuestra que está en racha, aunque acuse el cansancio en su mirada…


El trabajo le está pasando factura a Kate Middleton, quien en su última aparición pública ha dado ciertas muestras de cansancio en el rostro. ¡Ay, esas ojeras! Resultan inevitables a causa del estrés o la falta de sueño, a veces incluso son genéticas. El hecho es que la duquesa de Cambridge tampoco es perfecta, aunque lo parezca, y esta mañana se ha presentado en un acto en Londres luciendo bolsas bajo sus ojos. Eso sí, lo que era absolutamente perfecto era su estilismo.

Kensington Royal.

Siempre que hablamos de ‘todo al rojo’ nos viene a la mente la Reina Letizia, adalid de este su color fetiche, que ha vestido en numerosas ocasiones. No es que Kate nunca lo haya lucido, pero, que recordemos, al menos no de esta manera tan a fondo. Y es que se ha marcado un look monocromático de lo más moderno.

Gtres.
Kensington Royal.

Kate ha acudido en Londres a un evento de The Forward Trust, una ong dedicada a la lucha contra la drogadicción y el alcoholismo, de la que ella es patrona de honor. Para la cita llevaba un jersey de cuello alto ajustado de Ralph Lauren junto a una falda larga plisada al tobillo de Christopher Kane. Una combinación perfecta para su estilizada silueta, que le daba un aire súper chic.

Kensington Royal.

El look lo ha completado con unos salones de Ralph Lauren y un minibolso de piel en tono crudo de la marca DeMellier London. Su pelo largo marcado con ondas y unos aritos dorados han hecho el resto para que declaremos desde ya a Kate Middleton como la ‘royal’ más guapa de la jornada. Y eso a pesar de esa mirada algo cansada que le ha delatado. La apretada agenda y tres niños en casa, por mucho que tenga ayuda profesional, siempre acaban haciendo mella.

Gtres.

Lo cierto es que en las últimas semanas la duquesa de Cambridge está echando el resto. Se presentó como una diosa dorada en el estreno mundial de la última película de James Bond, donde deslumbró con un vestido de lentejuelas de capa de Jenny Packham. Y hace dos días regresaba como diosa griega para presidir la primera edición de los Premios Earthshot, patrocinados por su marido, el príncipe Guillermo, luciendo un vestido de Alexander McQueen de hace diez años.

Eso demuestra que Kate Middleton se mantiene igual que de más joven, en forma, y como siempre, impecable.