Cercana, natural y a favor de la comida saludable... La duquesa de Cambridge sirvió los desayunos en una guardería londinense para dar ejemplo.


Kate Middleton prosigue su actividad a todo ritmo. Que no se diga que decae. Ahora mismo está inmersa en un proyecto en el que está implicada al 100 por 100. Y tiene que ver con la salud de los más pequeños, sobre cómo alimentarse bien para que crezcan con energía y puedan desarrollar todas sus capacidades. La semana pasada lanzó la campaña «Cinco Grandes Preguntas», que está presentando por diversas ciudades de Reino Unido. Esta vez tocó la guardería de Stockwell Gardens de Londres, donde se reunió a primera hora con su personal y los padres para tratar el asunto y algo más. Es decir, que se puso manos a la obra. ¿Cómo?: Dando ejemplo y poniéndose a trabajar como si fuera un miembro más del equipo.

La duquesa de Cambridge se adentró hasta las cocinas, donde los chefs preparan cada día los menús para los niños. Allí charlaron distendidamente y colocaron todo lo necesario en los carritos. Después Kate se unió a los profesores en su tarea, arrastrando uno de ellos y apareciendo en el comedor con su mejor sonrisa… además de deliciosos y saludables alimentos para desayunar.

Incluso reveló algunas costumbres que los Cambridge tienen en casa: dice que a sus hijos, George, Charlotte y Louis les encanta la remolacha. Algo que dejó sorprendidos a los aprendices de cocinero Luke Nelson-Neil y Rouchelle Scott-Ashby, quienes reconocieron que ellos no podían conseguir que los niños de la guardería la comieran. «Es una de esas cosas que hasta que no lo pruebas, no lo sabes», añadió Kate.

Después de desayunar, Kate Middleton compartió un buen rato de juegos con los niños, demostrando, una vez más, su buena mano. Se nota el gran interés de la mujer del príncipe Guillermo por esta causa, enfocada a que los pequeños crezcan con una buena educación alimenticia. Durante esta visita se mostró especialmente contenta por la gran acogida de su iniciativa, diciendo que más de 100.000 personas en todo Reino Unido ya han contestado a una encuesta digital sobre el tema.