Kate Middleton debe permanecer aislada en palacio tras haber estado en contacto estrecho con un positivo de coronavirus. Esto pone en jaque todos sus actos y deja solo a su marido, quien sí puede continuar con su rutina


Cuando muchos creían que la pandemia del coronavirus era ya cosa del pasado y que con la vacunación masiva de la población los miedos habían quedado atrás, Kate Middleton ha sido puesta en cuarentena tras mantener un contacto estrecho con un positivo. El peligro no ha pasado y eso hay que tenerlo siempre presente. Quizá lo mismo pensaba la propia esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra cuando aparecía el pasado viernes en el torneo de Wimbledon, una de sus citas fijas en su agenda personal, coronando su aplaudido look con una amplia sonrisa. Ahora esta se la ha congelado, al igual que su agenda personal y oficial, después de que se conociese que la duquesa de Cambridge deberá permanecer aislada del mundo durante al menos 10 días. Un alto en su rutina que se ha conocido este mismo lunes.

Kate Middleton acudía a Wimbledon dispuesta a hacer como años atrás. No solo disfrutó de los encuentros de las estrellas del tenis, sino que también charló amistosamente con los responsables del afamado torneo, con algunos de sus trabajados como es el caso de los empleados de las cocinas y con algunos amigos que ha hecho tras varios años de visita. Sin embargo, la prioridad ahora la marca la crisis sanitaria, la cual le ha encerrado ahora en el Palacio de Kensington, tras haber estado en contacto estrecho con una persona que ha resultado positivo en Covid-19, por lo que no solo no podrá pisar de nuevo las instalaciones de Wimbledon, sino tampoco podrá atender sus otros compromisos de representación de la Corona, como así sucede con sus quehaceres privados.

Foto: Gtres

“La semana pasada, la duquesa de Cambridge entró en contacto con alguien que posteriormente dio positivo por Covid-19. Su Alteza Real no está experimentando ningún síntoma, pero sigue todas las pautas gubernamentales pertinentes y se aísla en casa”, reza escueto comunicado que desde el Palacio de Kensington han remitido a los medios para explicar las próximas ausencias de Kate Middleton. Una nota de prensa en la que no se ofrecen mayores datos sobre cómo tuvo lugar este contacto próximo con un positivo, en fecha o modo, por lo que se desconoce a ciencia cierta cuántos días deberá permanecer confinada y alejada de sus seres queridos y trabajadores a su servicio.

Aunque la salud de Kate Middleton no corre peligro, dado que ya ha recibido la pauta completa de la vacuna contra el coronavirus, esto no evita que pueda contribuir a la propagación del virus. Sí que puede contagiar, aunque en su caso la enfermedad no haría mella en su organismo, por lo que ha optado por aislarse del resto de personas y así protegerles.

Foto: Gtres

La primera baja de Kate Middleton se hace patente desde este mismo lunes, al tener que ausentarse en los actos de celebración del 73º aniversario del Servicio Nacional de Salud británico, una misa en la catedral de San Pablo que estaba fijada para este lunes y en el que ella ya había confirmado su asistencia. Tampoco se la verá en la fiesta del té que estaba programada para después de la misa, en la que iba a ejercer como anfitriona en Buckingham en compañía de su marido, el príncipe Guillermo.

Este sí que podrá ir sin problemas a ambas citas de este lunes, dado que no ha tenido contacto directo con la misma persona que ha mandado a cuarentena a Kate Middleton, lo que hace sospechar que este contacto estrecho tuvo lugar durante su visita a Wimbledon del pasado viernes, acto que realizó en solitario. Algo sin confirmar de manera oficial, pero que se da por sentado ya en los tabloides británicos.