La llegada de Meghan Markle a Buckingham Palace relegó a Kate Middleton a un segundo plano del que, a base de paciencia y su eterna sonrisa, está saliendo por la puerta grande. La Duquesa de Cambridge se encuentra en Pakistán de viaje oficial junto a su marido, el Príncipe Guillermo, y allí han llevado a cabo una de sus visitas más especiales.

Kate Middleton se mimetiza con Lady Di con la prenda tradicional de Pakistán

El matrimonio visitó el Shaukat Khanum Memorial Cancer Hospital en la ciudad de Lahore y allí la madre de Charlotte, George y Louis mostró su lado más tierno con una de las niñas que estaba ingresada, jugando a tomar el té con ella y luciendo ambas una corona de juguete, además de una amplísima sonrisa, bajo la atenta mirada de Guillermo.

Varias horas después de su llegada la pareja abandonó el centro hospitalario, donde además de tomar té con pastas en tacitas de plástico rosa y jugar a ser príncipes y princesas, volaron aviones e hicieron regalos a los pequeños. Su vuelta a Islamabad, bajo una intensa tormenta eléctrica, estuvo marcada por un vuelo que duró dos horas más de lo esperado, debido a que las inclemencias meteorológicas impedían que su avión aterrizase con normalidad.

El look islámico con el que Kate Middleton ha sorprendido al mundo

Icono de estilo desde que se convirtió en la prometida del heredero al trono de Inglaterra, los looks de Kate son examinados con lupa, teniendo siempre muy en cuenta sus complementos. Tan admiradora de firmas de alta costura como Chanel como urbanas y asequibles como Superga, son incontables las veces que la Duquesa ha lucido complementos ‘low cost’ combinados con sus prendas más exclusivas, desatando así los aplausos de una crítica que, cuando quiere, no muestra piedad con ella.