Este miércoles, Clarence House ha emitido un comunicado informando que el príncipe Carlos había dado positivo en coronavirus, que estuvo con la reina Isabel II hace unos días


El estado de salud de la Reina Isabel II es preocupante a causa del coronavirus. Las últimas informaciones han confirmado que su hijo, el príncipe Carlos de Inglaterra, ha dado positivo después de someterse a las pruebas tras notar síntomas leves. El hijo de la soberana se encuentra en buen estado de salud y no ha sido necesario la hospitalización debido a que únicamente tiene síntomas leves, por lo que se encuentra en su castillo de Balmoral en Suecia guardando la cuarentena.

En el comunicado que ha emitido este mismo miércoles Clarence House han asegurado que «no es posible determinar de quién el Príncipe contrajo el virus debido a la gran cantidad de compromisos que realizó en su función pública durante las últimas semanas». Pero hace quince días concretamente que mantuvo contacto con el Príncipe Alberto de Mónaco. Los dos ‘royals’ coincidieron en un evento y, dos días después, este visitó a su madre, la reina Isabel II, de 93 años.

El pasado 12 de marzo, la Reina Isabel II vio al Príncipe Carlos

Después de conocerse que el príncipe Carlos de Inglaterra había dado positivo en coronavirus, el palacio de Buckingham ha querido también emitir un comunicado arrojando luz por el estado de salud de la soberana: «Su Majestad la Reina sigue gozando de buena salud. La Reina vio por última vez al príncipe de Gales brevemente después de la investidura en la mañana del 12 de marzo y sigue todos los consejos apropiados con respecto a su bienestar”, han asegurado.

A pesar de que han aclarado que la soberana se encuentra en buen estado de salud, preocupa que el encuentro del príncipe Carlos y la Reina Isabel II propiciara el contagio en la monarca. Una fuente ha manifestado al diario británico Daily Mail que “la estimación más conservadora del médico de Carlos de Inglaterra asegura que podría contagiar la enfermedad el 13 de marzo, 24 horas después de la última vez que vio a su madre”.

Otros royals a los que podía haber contagiado el heredero

En toda esta crisis sanitaria, la Reina Isabel II fue obligada a abandonar el Palacio de Buckingham por prevención al coronavirus, además de que canceló todas sus actos de la agenda. La soberana y su marido, el Duque de Edimburgo, han abandonado su residencia habitual para comenzar un tiempo de cuarentena. Se han trasladado al castillo de Windsor, aunque si el tema empeora se prevé que el matrimonio sea trasladado a Sandringham donde tienen su casa de recreo.

Aún así, ahora el foco está en el Príncipe Carlos de Inglaterra. Ya que además de ver a la Reina Isabel II durante estos días en los que podía haber estado incubando el virus, vio a otros miembros de la Corona británica, como fue el caso de Kate Middleton, Meghan Markle o incluso el primer ministro británico, Boris Johnson. La agenda del Príncipe Carlos ha estado muy activa días después de su encuentro con el Príncipe Alberto de Mónaco.