¿Privacidad o publicidad? Los duques de Sussex se saltan sus propias normas abriendo su corazón ante la estrella mediática Oprah Winfrey.


El príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle llevan un año alejados de la Familia Real británica. Esa fue su decisión. En un movimiento (casi) sin precedentes, emprendían un proceso de salida de sus compromisos oficiales con los Windsor para iniciar una nueva vida como una familia (casi) normal y «económicamente independiente». A esto se le bautizó como Megxit. El  31 de marzo de 2020 se hacía efectivo. Para entonces el matrimonio ya estaba instalado en Estados Unidos con su hijo, Archie Harrison, con la esperanza de verle crecer disfrutando de una mayor privacidad.

@sussexroyal_hm

Sin embargo, en todo este tiempo, y aunque su perfil ha sido notoriamente más bajo (ayudados por la pandemia), lo cierto es que la pareja no ha dejado de ofrecer titulares. Ahora se preparan para darnos muchos más. Y es que próximamente se va a emitir una entrevista en un programa especial de su amiga Oprah Winfrey, estrella indiscutible de la televisión estadounidense.

La entrevista es de cáracter «íntimo», tal y como ya la están publicitando, y se emitirá el próximo 7 de marzo en la cadena CBS con una duración de 90 minutos. El show se titula «Oprah con Meghan y Harry» y está producido por la propia Oprah Winfrey. Un trabajo en el que la periodista comienza hablando con Meghan sobre «todo lo ocurrido desde que saltó al público como ‘royal’, su matrimonio, la maternidad, su trabajo filantrópico y cómo maneja su vida bajo el intenso escrutinio público».

Misan Harriman

En otra sección de la entrevista se les une el príncipe Harry para abordar «su traslado a Estados Unidos y sus futuras esperanzas y sueños de aumentar la familia». Como ya sabemos, este punto ya está en camino. Hace un par de días la pareja anunció a través de una bucólica fotografía (tumbados en el jardín de su residencia en Montecito, Santa Barbara) que están esperando su segundo hijo. Como se puede comprobar, Meghan Markle ya luce una abultada barriguita, que ha conseguido ocultar del foco con gran pericia.

Quizás esta discreción se debe a que querían asegurarse de que todo iba bien, sobre todo después de la dura pérdida que atravesaron el pasado julio, cuando la joven sufrió un aborto espontáneo, según reveló tiempo después de ocurrir en un artículo emotivo y explícito.

Gtres.

Oprah Winfrey, toda una leyenda de los medios, fue una de los muchos famosos que asistieron a la boda de los duques de Sussex en Windsor el 19 de mayo de 2018. También es su vecina en la soleada California. Solo ella ha conseguido llevarse el gato al agua para tener las primeras impresiones del matrimonio tras un año de lejanía de Buckingham, donde las aguas aún corren turbulentas y quedan muchos flecos por cortar (como que el príncipe Harry se niegue a renunciar a sus títulos militares). Y más allá de lo que nos aportará sobre sus pensamientos y su día a día, resulta otro movimiento que contrasta con sus deseos de intimidad. Las críticas no han tardado en arreciar desde el propio anuncio de su próxima paternidad. Quieren desaparecer de los medios, pero a la vez los utilizan para promocionarse. Una incongruencia difícil de justificar.