El matrimonio se ha marchado de forma misteriosa de la residencia real seis semanas después de llegar a un acuerdo privado con los duques de Sussex.


Una vez asentados y adaptados a su nueva vida en Los Ángeles, el príncipe Harry y Meghan Markle llegaron a un acuerdo con Eugenia de York y su marido, Jack Brooksbank, y les cedieron su residencia oficial en Reino Unido, Frogmore Cottage, de cara a su próxima paternidad. Un bonito detalle del hijo de Carlos de Inglaterra con su prima que seis semanas después ha visto cómo caía en saco roto.

© Redes sociales

Eugenia de York y su marido han abandonado por sorpresa la casa de los duques de Sussex tan solo seis semanas después de mudarse. Tal y como apunta ‘The Sun’, el matrimonio ha protagonizado una misteriosa e inexplicable salida de la famosa residencia y han regresado a Kensington Palace. La hija de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés llegó a un acuerdo con su primo para que le cedieran su casa en Reino Unido para poder prepararse de cara a su próxima maternidad. Una idea que el nieto de Isabel II y la exactriz aprobaron sin reticencias y con buen agrado para que la joven viviera la dulce espera de manera tranquila. Hasta ahora.

«Frogmore Cottage vuelve a estar vacía. ¿Por qué nadie quiere vivir ahí? ¿Qué le pasa a ese sitio? La casa se equipó pensando en los gusto de Meghan y Harry para criar a Archie, es un lugar que está perfectamente acondicionado para que una pareja tenga un bebé», indica una fuerte cercana a la familia al medio británico mencionado anteriormente.

Redes Sociales

El pasado mes de septiembre, Eugenia de York anunciaba a través de sus redes sociales que estaba esperando su primer hijo con una imagen en la que aparecían unos simpáticos y graciosos patucos con forma de oso. Una buena nueva que llegaba en uno de los años más complicados para la pareja y que comunicaron a pocos días de que se cumpliera su segundo aniversario de boda. La pareja dará la bienvenida a su pequeño a principios de 2021. A pesar de que aún no ha llegado al mundo, lo cierto es que el futuro del hijo de Eugenia de York está en boca de todo el mundo debido a que nacerá sin título nobiliario y no gozará de tratamiento como Alteza Real.

Aunque sí tendrá opciones de ocupar el trono británico. Actualmente, Eugenia de York ocupa la décima posición en la línea de sucesión al trono, justo por detrás de su hermana mayor, la princesa Beatriz, que ocupa el noveno, por detrás a su vez de su padre, el príncipe Andrés, en el séptimo puesto. Con ello, siguiendo la línea, cuando nazca este nuevo retoño cuyo sexo aún no se ha desvelado, ocupará el undécimo lugar en la línea de sucesión al trono, desplazando al príncipe Eduardo, conde de Wessex, que hasta la fecha ocupaba dicho lugar.

Frogmore Cottage, una residencia real con mucho legado y sometida a un sinfín de reformas

Gtres

Frogmore Cottage se ha convertido en una de las residencias reales más populares a raíz de que los Sussex llevaran a cabo una millonaria reconstrucción. Sin embargo, esa casa de campo típicamente inglesa comienza su historia en el siglo XVII, gracias a la remodelación que llevó a cabo la reina Charlotte. A lo largo del tiempo, la residencia ha sido sometida a un sinfin de reformas para acomodarla a las novedades de los siglos venideros.

Frogmore ha sido una residencia utilizada de forma intermitente por la Familia Real británica. Helena, tercera hija de la reina Victoria, residió en ella; varios Windsor han nacido en sus habitaciones; y en la década de los 80 hasta se pensó que el príncipe Andrés y Sarah Ferguson iban a residir en sus dependencias, aunque al final no fue así. La reina Isabel, que adora Windsor, también pasaba allí muchas temporadas con su marido, Felipe de Edimburgo, y sus cuatro hijos. Windsor es uno de sus refugios favoritos fuera del palacio de Buckingham en Londres.

Cabe destacar que hace unos meses, después de que el matrimonio tomara la decisión de dar un paso atrás dentro de la realeza, se hizo público, mediante comunicado, que el matrimonio pagaría de su bolsillo la reforma de su residencia oficial para así poder devolver el dinero público.