El matrimonio ha brillado con luz propia en la entrega de los premios Endeavour, concedidos a militares veteranos heridos en acto de servicio.


El Príncipe Harry y Meghan Markle han vuelto a la escena pública tras el ‘Megxit’. La pareja se ha dejado ver en público en Londres, dos meses después de su última aparición conjunta en el Reino Unido.

Felices en su reaparición

Harry y Meghan han asistido a la entrega de premios Endeavour, que reconocen la labor de aquellos militares veteranos heridos en acto de servicio que recurren al deporte como parte importante de su recuperación. Se trata de una cita a la que los duques de Sussex han procurado no faltar nunca. La primera vez que fueron juntos fue en 2018: la estadounidense asistió como prometida del nieto de Isabel II. En 2019 ya iba en calidad de duquesa de Sussex… y embarazada de su hijo Archie.

En esta ocasión, Meghan y Hary se han mostrado radiantes y risueños. Henchidos de felicidad. Tras su marcha como miembros ‘Senior’ de la Casa Real británica, la pareja se ve visiblemente más relajada, como si se hubieran quitado un gran peso de encima. Al fin y al cabo, han hecho realidad su sueño de ser independientes y de llevar una vida alejada de los compromisos oficiales en Canadá.

Meghan, con un precioso vestido turquesa de Victoria Beckham, ha perdido algunos kilos y ha lucido una figura realmente envidiable. Junto a ella, su marido la cubría con un paraguas mientras entraban en en la Mansion House, la residencia oficial del Lord Mayor de la City de Londres, donde se celebraba la gala.