Carlos y Camilla han mostrado una foto juntos en su residencia privada de Birkhall, en Balmoral, para celebrar su aniversario de boda.


El Príncipe Carlos de Inglaterra ha reaparecido junto a Camilla Parker Bowles para celebrar su aniversario de bodas. El Heredero al Trono de Inglaterra, recuperado del coronavirus, ha compartido una foto junto a su esposa en la cuenta oficial de Clarence House en Instagram.

«Antes del 15º aniversario de bodas del Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles mañana, compartimos esta foto de Sus Altezas Reales con los perros de la Duquesa Bluebell y Beth», reza el post de la pareja. Sonrientes y con sus mascotas en los brazos han posado en el porche de su residencia. «La foto fue tomada hoy temprano en Birkhall», especifican en su perfil social.

De este modo, la pareja ha conmemorado el día en que pudieron sellar su historia de amor. Se casaron el 9 de abril de 2005 en Windsor, en una ceremonia civil en el Ayuntamiento a la que siguió una misa oficiada por el arzobispo de Canterbury. Entonces, los recién casados rozaban los 60 años y hacían oficial un romance que había comenzado treinta años atrás.

Birkhall, ubicada dentro de los terrenos del Castillo de Balmoral, es la residencia privada de Carlos y de su segunda esposa en Aberdeenshire, Escocia. Exactamente en dicho lugar fue donde le realizaron el test que confirmaba que había dado positivo por coronavirus. Así lo anunciaba Buckingham a través de un comunicado. «El Príncipe de Gales ha dado positivo por coronavirus. Ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás sigue con buena salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días como de costumbre».

Carlos, recuperado tras dar positivo por coronavirus

 

«La duquesa de Cornwall también ha sido sometida a las pruebas pero no tiene el virus. De acuerdo con el consejo médico y del gobierno, el príncipe y la duquesa ahora se encuentran aislado en su casa en Escocia. Las pruebas fueron realizadas por el NHS en Aberdeenshire, donde cumplieron los criterios requeridos para las prueba», añadía el comunicado. En él se recogía que se desconocía por completo de qué manera pudo haberse contagiado. «No es posible determinar de quién el Príncipe contrajo el virus debido a la gran cantidad de compromisos que realizó en su función pública durante las últimas semanas». Desde entonces, Carlos y su mujer han permanecido en su residencia privada separados y Carlos, aislado del contacto con Camilla, así como con los miembros de su gabinete y del servicio.

A pesar de su confinamiento, el hijo de la reina Isabel II de Inglaterra se ha mantenido muy activo. Sobre todo en sus redes sociales. Poco después de conocer que estaba infectado por el COVID-19, su cuenta de Instagram mostraba unas imágenes en las que aplaudía a todos los sanitarios que luchan en el Reino Unido para frenar el avance de la pandemia.

Una recuperación ‘exprés’

Dichas fotografías daban fe de que su estado de salud era óptimo. Y es que el duque de Cornualles se ha recuperado del coronavirus en un tiempo récord. En apenas siete días el heredero británico era dado de alta. Desde el principio se comunicó que sus síntomas eran leves y que podría continuar con algunas tareas desde su domicilio. Y es exactamente lo que ha hecho.

Porque, una vez recuperado, Carlos se ponía frente a una cámara de televisión para dar un mensaje a la ciudadanía británica. «Después de haber pasado recientemente por el contagio del coronavirus, afortunadamente con síntomas leves, ahora me encuentro en el otro lado de la enfermedad, pero todavía en un estado de distancia social y de aislamiento general», decía, emocionado. «Como todos estamos aprendiendo, esta es una extraña, frustrante y a menudo estresante experiencia, cuando ya no es posible la presencia de familiares y amigos y las estructuras normales de nuestra vida han cambiado de repente».

«En este preocupante y sin precedentes tiempo de nuestras vidas, mi esposa y yo estamos pensando particularmente en todos aquellos que han perdido a sus seres queridos en tan difíciles y anormales circunstancias. Y en todos los que tienen que sobrellevar la enfermedad, la reclusión y la soledad», añadía el padre de los príncipes Guillermo y Harry.

«Nuestros corazones están con todos esos mayores «

En su discurso, Carlos mostraba su apoyo a las miles de personas que están siendo afectadas por el virus en su país. «Como patrón de Age Uk y mi mujer como patrona de Silver Line, nuestros corazones están con todos esos mayores en todo el país que están padeciendo esta enorme dificultad. Sin embargo, también sabemos que en cada comunidad de esta tierra, donde personas de todas las edades están viéndose afectadas, hay maravillosos vecinos, particulares y grupos de voluntarios, que proveen de incansables cuidados y atención hacia los más vulnerables».

Preocupado por la crisis global del COVID-19, Carlos añadía: «Y que toda esta red de asistencia altruista está ayudando por sí misma a dar un apoyo vital y de seguridad para los profesionales tan presionados. Y en una época en la que médicos, enfermeras y todos los equipos auxiliares que conforman la columna vertebral de nuestro sistema sanitario sienten una mayor presión, y riesgo, mientras combaten heroicamente para salvar vidas en las unidades de cuidados intensivos, y para contener lo más posible la expansión del virus, nuestros pensamientos y oraciones están con toda esa gente maravillosa, cuya capacidad extraordinaria, devoción al deber y el cuidado a sus pacientes, nos hace sentir tan orgullosos».