Los problemas no cesan en la casa de los Windsor. El Megxit o el Sussexit se ha llevado todo el protagonismo en las últimas semanas, lo cual le ha venido muy bien a otro miembro de la familia que estaba en problemas, serios problemas: Andrés de Inglaterra. El tercero de los cuatro hijos de la reina Isabel cerró el año pasado con la peor de las noticias, viéndose obligado a retirarse de la vida pública a raíz del escándalo del pedófilo Jeffrey Epstein, del que era íntimo amigo. Con esta decisión se pretendía salvaguardar su honor, y así el de la monarquía británica. Pero eso no significaba que la Justicia no siguiera su curso…

Hay que recordar que en Estados Unidos se sigue investigando el caso por las denuncias de abusos y tráfico sexual de menores por las que el magnate fue condenado. Este se suicidó en la cárcel el pasado verano, y a partir de entonces saltaron y se redoblaron las noticias que le relacionaban con el duque de York. La denuncia contra él por abusos de una mujer, Virginia Giuffre, pusieron la sospecha sobre sus hombros. Y la polémica entrevista que concedió el príncipe en la BBC tratando de explicarse no hizo sino complicar más su situación y, finalmente, precipitar su salida «voluntaria» de la realeza.

El hecho es que ahora la Justicia estadounidense se ha pronunciado, y no precisamente para bien. El fiscal acusa a Andrés de Inglaterra de su nula colaboración, «cero», especifica, y le apremia a hacer lo correcto y acudir a las entrevistas que le solicitan. De momento, el príncipe sigue teniendo el paraguas de seguridad que le ofrece su madre, la reina, con la que se le ha visto en Sandringham, mientras arrecian las críticas y crece la polémica.

1Su relación más peligrosa

Andrés de Inglaterra y Jeffrey Epstein mantuvieron una intensa amistad, que se vino abajo cuando el millonario fue condenado por abuso de menores. El príncipe aseguró que su relación se había roto en 2006. Sin embargo, ambos fueron fotografiados paseando por el Central Park de Nueva York en 2010 y, más tarde, se supo que Andrés se quedaba en su residencia durante sus visitas a la Gran Manzana.

2La denuncia por abuso

La denuncia de Virginia Giuffre afirmando que el príncipe había abusado de ella cuando tenía 17 años le puso en la peor situación posible. Ella aportaba, entre otras pruebas, una fotografía en la que él la tomaba por la cintura. Andrés, pese a todo, negó conocerla en la entrevista que concedió a la BBC.

3La entrevista con la que lo estropeó todo

Andrés de Inglaterra decidió salir al paso de las acusaciones dando su propia versión en una entrevista para el programa Newsnight, en la BBC. El remedio fue peor que la enfermedad. Un príncipe dubitativo, olvidadizo e inseguro arrojó más dudas que certezas y su imagen pública se vino abajo. Ni siquiera tuvo palabras de consuelo para las víctimas.

4Su caída en desgracia

La entrevista fue interpretada como un grave error personal (y de sus asesores), y las empresas, consultoras y patronatos en los que participaban le retiraron su apoyo. Se habló de humillación completa. Ahora mismo, el único favor con el que cuenta es con su familia (de puertas para adentro). Solo la reina Isabel, su madre, se muestra a su lado.

5Sus últimas apariciones públicas

Precisamente ha sido a la sombra de la reina la última vez que se le ha podido ver en público, durante las celebraciones navideñas y posteriores en Sandringham. Tras su renuncia, el pasado noviembre, Andrés mostró su buena disposición con la Justicia: «Sigo lamentando inequívocamente mi asociación mal juzgada con Jeffrey Epstein. Por supuesto, estoy dispuesto a colaborar con las autoridades en su investigación, si fuera necesario».

6"Cero colaboración"

Sus palabras han debido quedar en el aire a juzgar por las recientes declaraciones de Geoffrey Berman, el fiscal del Estado que representa a las víctimas por el caso Epstein, quien ha acusado al príncipe Andrés de su «cero colaboración» y de ignorar las reiteradas peticiones de una entrevista con él para hablar de su conexión con el magnate. De momento, continúa negándose a responder ante las autoridades… y con esta actitud sigue alimentando la polémica.