La reina Máxima acaparó todas las miradas en la solemne ceremonia de apertura del Parlamento de los Países Bajos: con un look en azul y naranja, el color nacional.


Como cada año, el Prinsjesdag o Día del Príncipe es una de las grandes citas en el calendario de los Países Bajos. Es la jornada en la que se celebra la solemne apertura del Parlamento, que presiden los reyes Guillermo y Máxima con toda la pompa y sus mejores galas. Eso sí, desde hace un par de años se ha prescindido de una de las señas de identidad del ceremonial, la Carroza de Oro, haciendo su llegada en un vehículo oficial.

Gtres.

Este año también han cambiado de escenario, eligiendo la iglesia Grote Kerk de La Haya en lugar del Ridderzaal. La aparición de los monarcas fue espectacular, acaparando toda la atención la reina Máxima. De largo y combinando el azul y naranja, haciendo un guiño al color nacional de la Casa de Orange.

Máxima estrenó una falda de vuelo de tafetán con estampado de flores de la firma Natan, una de las más recurrentes de su vestidor. En la parte superior se puso un jersey de manga francesa. Como complemento lucía un casquete naranja y la melena suelta. Como remate, guantes de piel y una cartera de mano de Oscar de la Renta.

Gtres.

La gran joya de la jornada fue un broche de diamantes en forma de lazo prendido en su banda. En definitiva, un look de impacto con el que volvió a dar un golpe de efecto en uno de los días más importantes del año.

Se desconoce si Máxima de Holanda está ya completamente recuperada de la fractura en su mano derecha que sufrió este verano. Hace unos días acudió a un compromiso llevando una férula. Esta vez en ningún momento se quitó los guantes, así que no pudimos comprobar si ya se la ha retirado.

El rey Guillermo de Holanda dio el tradicional discurso durante esta ceremonia, en la que además leyó el programa de Gobierno. Entre los presentes de la Familia Real solo se vio al príncipe Constantino, hermano menor del monarca, con su esposa, la princesa Laurentien. La imagen de ambos soberanos sentados en sus respectivos tronos volvió a recordar al esplendor previo de la pandemia, aunque aún no del todo y todavía sometidos a las restricciones sanitarias. Máxima, en todo caso, fue la absoluta reina del día.