La Reina Letizia apareció espectacular vestida de rojo y presumiendo de bronceado y una piel extraluminosa. ¿Pero era todo natural?


La presencia de la Reina Letizia en los últimos premios de ABC destacaba por sí sola. ¡Brillaba! Y tenemos que decir que no solo gracias al espectacular vestido rojo de Roberto Torretta que llevaba. No, había algún truco más que vamos a compartir con todas vosotras. El modelo era un sofisticado palabra de honor con un detalle de flor-lazo arquitectónico en el escote, precioso, y que nos dejaba ver la marcada anatomía de la Reina. Muchas os preguntaréis cómo consigue esa piel tan hidratada, esos puntos de luz estratégicos que hacen sobresalir y embellecer huesos y músculos… Aquí la respuesta.

Doña Letizia es asidua desde hace años al cuidado de su piel, tanto del rostro como del cuerpo. Y aparte de sus sesiones de deporte (yoga, zumba, etc…) para mantener la tan ansiada firmeza, está claro que también recurre a otras ayuditas que nos proporciona la dermoestética. En su caso es una fan absoluta de una crema con un nombre de por sí revelador, Medias Invisibles. Porque sí, es ponértela y hacer que tus piernas aparezcan con una pátina perfecta, unificando el tono, cubriendo imperfecciones, venitas, granos, manchas o cualquier otro problema, y dando esa sensación de llevar unas medias de nylon puestas. Es el maquillaje del cuerpo o lo que también se conoce entre las adeptas como el «efecto Photoshop».

Letizia es una experta en este truco y conoce bien esta crema (y similares) para cuando necesita estar radiante en todo tipo de galas. Durante la fiesta periodística que tuvo lugar anoche en la sede del diario ABC, la esposa de Felipe VI lo dio todo, pero además llamaba poderosamente la atención su piel bronceada y brillante. No era tan «natural» como pretendía y la delataba el sutil destello de la crema. Cada centímetro de su piel lanzaba las señales de una dermis bien hidratada (fundamental en verano, cuando se nos seca tanto por el sol) y con el plus de los brillos localizados en puntos estratégicos, como los hombros, clavículas, bíceps, omóplatos… Estos funcionaban como auténticos ‘focos’ hacia su persona, que diría aquella.

Lo mejor de todo es que este producto (o similares, insistimos) están al alcance de cualquiera. Suelen venderse en las farmacias y rondan los 46 euros. En verano y en vacaciones nos gusta cuidarnos más y salimos más a la calle. Aunque nos ocultemos tras la mascarilla, todavía nada se ha dicho del resto del cuerpo. A continuación te damos unos consejos para aplicarlo. Así que… ¡a brillar como una reina!