Tras la cena en el Palacio Real, donde la Reina Letizia deslumbró reciclando el mismo look que llevó en los Premios Princesa de Asturias 2021, la agenda paralela de la Cumbre de la OTAN de Madrid ha llevado a la esposa de Felipe VI a ejercer de anfitriona de los acompañantes de los participantes en la cumbre, en una intensa jornada que ha comenzado con la visita al Palacio Real de la Granja de San Idefonso y a la Real Fábrica de La Granja, en Segovia, y posteriormente, ya en Madrid, acudiendo al Museo Reina Sofía.

Tras comenzar dedicando toda su atención a Jill Biden, con quien ha mostrado una gran complicidad, la Reina ha tenido que emplearse a fondo. ¿En qué pensaría esta mañana cuando abrió el vestidor en Zarzuela? Pues seguro que, por encima de todo, en la comodidad para un largo día, pero sin descuidar ni un detalle del estilismo. Sabe que cada vez que sale de palacio todas las miradas están centradas en ella, y todavía más en este caso en el que los focos del mundo entero están puestos en nuestro país.

Letizia, la mejor embajadora de la imagen de España

La Reina es la mejor embajadora de la Marca España, de su moda y también lo está demostrando estos días. Recibió a la Primera Dama de los Estados Unidos con un vestido de lunares, un guiño insuperable a nuestro país, pero también acierta al combinar los rutilantes estrenos con perfectos reciclajes, como el vestido de la cena que los Reyes ofrecieron a las delegaciones de la OTAN o el traje blanco que llevó en la visita al centro de refugiados ucranianos en Pozuelo de Alarcón. ¿Qué look ha elegido para esta nueva cita? Sigue deslizando y te lo descubrimos.