La Reina Letizia sigue los pasos de su suegra descartando el uso de abrigos de piel animal. La conciencia eco es más fuerte… aunque Filomena nos lo ponga difícil.


Madrid sigue congelada y a punto a de nieve. El temporal Filomena nos ha dejado tremendo regalito blanco y todos hemos tenido que recurrir, de un modo u otro, a nuestras prendas más abrigadas para afrontar el frío. Y no valen los coquetos abriguitos de invierno… Hace unos días os proponía por aquí los looks de esquí de la Reina Letizia. Pues bien, no hace falta ser tan ‘profesional’, pero ahora subimos la apuesta. Las pieles han sido, desde los tiempos prehistóricos, el gran recurso para cubrir nuestros cuerpos. Así ha sido hasta hace unos años, cuando la conciencia ecológica y la protección a los animales han despertado las conciencias promoviendo justamente lo contrario: no al uso de pieles naturales. En este terreno, ¿qué tenemos que decir de la Reina?

Aunque Doña Letizia no es la mayor aficionada a los abrigos de piel, haberlos, haylos en su vestidor. Pocos, es cierto, y precisamente por ese motivo aún más llamativos. Tenemos como inmediato referente en el asunto a su suegra, la Reina Sofía. La emérita se puede considerar una pionera en la defensa de los animales, a los que adora, y por eso mismo hace mucho tiempo que decidió dejar de usar sus pieles. Pero eso no significa que en su armario no haya (o haya habido) unas cuantas.

En su época de juventud le vimos algunos modelos. Un abrigo largo incluso lo customizó, acortándolo para hacerse un chaquetón. Pero es notorio que abandonó la tendencia hace mucho, llegando a decir que para mantener el calor ya tiene otras opciones mejores. Su hija mayor, la Infanta Elena, también ha lucido alguna que otra vez abrigos de piel. Antes se consideraba lo más de lo más en estatus y elegancia. ¿Qué actriz, princesa o Reina no presumía de visones, chinchillas y zorros? Si no, no eras nadie.

Rafael López.

No olvidemos que los tiempos han cambiado… Ahora los movimientos animalistas lo mirarían mal. Y quizás por ello en la actualidad es rarísimo pillar a alguna ‘royal’ con abrigo, estolas, bufandas o gorros de piel, cuando hace unas décadas era lo propio. ¡Antes se coronaban con armiño! De símbolo de glamour ha pasado a ser casi un comportamiento incívico. Sin ir más lejos, a Rosalía le acaban de arreciar las críticas por usar pieles naturales. Lo sintético se ha impuesto, que hace casi el mismo efecto sin dañar. Pero no juzgaremos a nadie. Me viene a la mente la potente imagen de estos días de una mujer con abrigo largo de piel, sombrero y bolsas de la compra caminando por las nevadísimas calles de Madrid.

Volviendo a Letizia. ¿La Reina guarda o no pieles en su Vestidor? La respuesta es sí, como hemos dicho. Y vamos a analizarlas. De piel piel, es decir, con pelo, solo hemos encontrado una pieza. El resto son abrigos o chaquetones de cuero de doble faz o con ribetes, perfectos para aguantar las bajas temperaturas. Ni siquiera ha reutilizado las de la Reina Sofía, si es que todavía las tuviera disponibles o no se hubiera desprendido de ellas. Y eso que lo vintage es top. ¡Aquí las pruebas!