La Reina ha elegido: las alpargatas de cuña son sus favoritas para el verano. Cómodas, naturales, versátiles… Letizia tiene lleno su vestidor.


Las alpargatas han llegado para quedarse. Al menos en el vestidor de la Reina Letizia, y ocupando cada vez más espacio. En sus últimas apariciones públicas las ha llevado. Eso significa algo, ¿no? La esposa de Felipe VI las ha adoptado como su calzado favorito para el verano, y no es una elección casual pues son muchas las virtudes que las adornan. Las alpargatas son típicamente españolas, sacadas directamente desde el ámbito rural a la moda urbana de la calle desde hace ya décadas. En los últimos años se ha vivido un auténtico furor por ellas. No nos extraña: son cómodas, sostenibles, dejan transpirar el pie y te hacen ganar altura sin riesgos. Tampoco olvidamos su componente chic, pues ha quedado demostrado que van bien con (casi) todo. Y Letizia lo sabe…

La Reina Letizia ha descubierto unas grandes aliadas en las alpargatas, ya no solo para su vida privada sino en los actos oficiales. Sin ir más lejos, en la primera etapa de su intensa gira de verano, ayer en Gran Canaria y Tenerife, estrenó un nuevo modelo de la firma Macarena. La misma de la que ya había lucido cuatro días antes otras para acudir a un centro de acogida en El Escorial y, esa misma tarde, al teatro junto a su marido y sus dos hijas, Leonor y Sofía. Por cierto, ¿apostamos cuánto van a tardar las niña en sumarse a la tendencia? Esto viene a confirmar lo que ya sospechábamos: este calzado funciona con falda y pantalón, en un acto de día o en otro de noche… y además siempre aporta ese ‘je ne sais quoi’ que hace que atraiga nuestras miradas.

Letizia ha ido comprando a lo largo de estos últimos años, por lo que ya estamos en condiciones de hacer balance y repasar todas las alpargatas, altas y bajas, que guarda en su colección. Intuimos que este verano, con los Reyes viajando sin descanso durante más de un mes por toda España, van a ocupar un espacio preferente en sus maletas…