Letizia: el simbolismo de un look repetido para arropar a su hija Leonor

La reina Letizia ha cedido todo el protagonismo de la jornada a su hija mayor, quien hoy cumple 13 años, y se estrenaba hablando en público. Un traje repetido de Felipe Varela, elegante y funcional, ha sido la clave.

Letizia ha vivido hoy uno de los días más emocionantes de su vida: su hija mayor pronunciaba sus primeras palabras en público, y además en el marco de la celebración del 40 aniversario de la Constitución Española. Todo un orgullo que Leonor ha solventado perfectamente, coincidiendo además con su 13 cumpleaños. O sea, que muchas cosas que celebrar. El look de la Reina esta vez no era lo más importante. Pero vamos a él de todas formas y lo que significa.

[Más información: Las primeras palabras públicas de la Princesa Leonor]

La Familia Real, en un día muy especial para Leonor

A su llegada al Instituto Cervantes de Madrid, en pleno centro de la capital, los Reyes y sus hijas han recibido los primeros saludos de la gente. Y en especial la Princesa, a la que han felicitado e incluso han cantado un espontáneo Cumpleaños Feliz. Atención, como anécdota, al semáforo de detrás con uno de los novedosos pasos, esta vez con dos figuras femeninas cruzando.

El traje de Felipe Varela reciclado

Letizia permanecía en segundo plano, consciente de que hoy el protagonismo iba dirigido a su hija. Quizás por eso ha decidido “no darlo todo”, entendiendo por eso por el hecho de que ha rescatado uno de sus Felipe Varela importantes: el traje de chaqueta y falda de lana y aire vintage que estrenó en la Fiesta Nacional de 2017. Entonces lo criticamos por resultar demasiado abrigado para el día soleado que hizo, pero esta vez es súper adecuado. Hace frío y llueve en Madrid. Además llevaba los zapatos de ante de Nina Ricci y una cartera con piel de pitón en azules de Magrit.

La Princesa y su hermana, ideales en contraste 

Como es habitual, Leonor y Sofía se han mostrado unidas y sonrientes y con looks contrastados. La Princesa en azul, su “fetiche”, y Sofía en rosa y rojo. Hacemos notar la coqueta capa que llevaba la menor, a juego con su diadema. Las bailarinas, de ante e iguales para ambas, solo que en diferente color, son otras de sus señas de identidad.

Un vestido a la medida

Leonor ha optado por un vestido de línea infantil, pero de semigala, elegante dentro de lo posible para estar a la altura del acto. Con manga francesa, largo por encima de la rodilla, cintura con drapeados y un bonito detalle en el cuello. Este azul le queda de maravilla con su pelo rubio. Por cierto, hoy no han aparecido ni trencitas ni recogidos varios. Lisa y llanamente con roya al lado. El toque lo ha puesto con sus bailarinas en verde piedra. Este vestido sigue la línea de otros que ha lucido en actos institucionales, desde el también azul del Toisón de Oro hasta el rojo de cuadros de la pasada Fiesta Nacional.

Orgullo de madre

Leonor sigue dando pasos hacia adelante en su papel institucional como Princesa de Asturias, y cada día parece más cómoda con la atención. De hecho, lo ha hecho fenomenal, leyendo el Artículo 1 de la Constitución Española con mucha seguridad, haciendo las pausas “dramáticas” correspondientes y mirando hacia adelante cuando tocaba. Su madre la observaba con indisimulado orgullo. Lógico. A su llegada Leonor aún tenía puesto el abrigo azul marino de Carolina Herrera.

[Más información: La gran emoción de Letizia el día del debut de su hija Leonor]

Los pendientes que le regalaron por el nacimiento de Leonor

Los pendientes de la Reina han sido el único elemento brillante de un look elegante y funcional. Y además cargados de simbolismo. Son los de aguamarina de Bvlgari que la firma le regaló en 20015 con motivo del nacimiento precisamente de Leonor.

Una Princesa muy feliz en su día

Al término de la lectura y antes de abandonar el Instituto Cervantes, Leonor ha vuelto a recibir algunas felicitaciones, por lo bien que lo había hecho y por su cumpleaños, a las que ha contestado, entre educada y tímida, con un “muchas gracias”. No paraba de sonreír y cogía la mano de su padre con frecuencia. Tras su debut con palabras en público, esta tarde seguramente le espera su fiesta privada. Almuerzo con la familia, soplado de velas de la tarta, entrega de regalitos… En suma, lo normal para una niña que cumple 13 años, aunque en un futuro esté llamada a ser la Reina de España. ¡Felicidades!

 

Más contenido .....

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here