La Reina Letizia termina la semana de audiencias en palacio con un look en blanco y rojo, donde da la sorpresa con una blusa nueva… que se parece mucho a otra que ya tenía.


De nuevo la Reina Letizia se queda en casa para terminar su semana oficial. Dos audiencias en el palacio de La Zarzuela para las que ha lucido un poco como esperábamos. Sorpresas sorpresas… ninguna espectacular, salvo por un detalle: en vez de copiar a otras, ella se ha convertido en la ‘infuencer’ de sí misma. ¿Cómo?: recurriendo al autoplagio, a una fórmula con la que se sintió cómoda en su día y que hoy ha recuperado para pasear por las alfombras palaciegas.

Esta mañana la Reina se ha encontrado primero con la Asociación Española de Publicaciones Periódicas (AEPP) y, posteriormente, con la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza. En tiempos de pandemia, qué necesario… Para ello ha elegido un conjunto que, en este caso, la única esperanza nos la ha brindado con una blusa, que parecía nueva, pero no. Un diseño en blanco (de las mil y una blusa blancas de su armario), cuyo toque más original son las mangas abullonadas, con leve hombrerita por debajo para levantarlas, y las mismas rematadas con volumen. El tejido tiene una textura bordada. Muy romántica, en sintonía con lo que están apuntando las tendencias. Ayer mismo Kate Middleton se decantaba por una blusa de cuello bebé. La de Letizia no es tan ‘preppy’, pero es bonita igualmente. El caso es que nos recuerda a otra, ¿verdad? A continuación la prueba…

¡Sí! A aquella carísima de Carolina Herrera que tiene en su vestidor desde 2017. En líneas generales se le parece bastante. Luego hay detalles distintos, como el cuello de tirilla y el encaje en las mangas. La última vez que se la puso fue en octubre de 2019 durante su visita oficial a Corea del Sur. Respecto a esta ‘nueva’, pues nada, que data de 2013 nada menos. A eso lo llamamos reciclaje del bueno. Y nos enseña que que las modas van y vienen como el viento.

La otra curiosidad es que Letizia ha decidido combinarla de la misma manera que con la de Carolina Herrera, con su falda tubo de cuero rojo de Hugo Boss. ¡Hacía siglos que no la sacaba! Y eso que en su momento fue de sus favoritas. Meghan Markle también la tiene. Tras dejarla reposar un tiempo, ahora ha tocado desempolvarla. Sigue siendo muy actual y a la Reina el corte lápiz le sienta de maravilla. En su anterior compromiso descolgó también una falda recta, la de pata de gallo de Hugo Boss. ¡Semana del lápiz! Y bueno, ya que estamos, ¿por qué no repetir los zapatos? Los degradados de Lodi, otros que han regresado a escena por la puerta grande.

Doña Letizia últimamente solo nos obsequia con dos apariciones por semana. Dos únicas ocasiones en las que ha combinado reuniones de trabajo con audiencias. A priori nada demasiado espectacular, y que en cuanto a sus estilismos nos ha brindado looks «un poco de todo»: mucho reciclaje y algún tímido estreno. Nos gusta que haya recuperado esta blusa blanca… y seguimos rebuscando en el vestidor.