Los Reyes ofrecen el almuerzo del Premio Cervantes en el Palacio Real, donde la Reina Letizia brilla, ¡por fin!, a rostro descubierto.


¡Volvemos al Palacio Real! ¡Y sin mascarillas! Al fin hemos podido ver a los Reyes a rostro descubierto, cosa que agradecemos infinito. Todo queda más lucido, no lo vamos a negar.

Hoy ofrecen un almuerzo para una representación del mundo de las Letras, con ocasión de la entrega del Premio Miguel de Cervantes, para lo cual estábamos deseando descubrir el ‘nuevo’ rostro de la Reina Letizia después de dos años de pandemia y con contadas ocasiones en las que se ha destapado. Hoy también estaba obligada a darnos un plus de estilo. ¿Ha sido así?

Robert Smith.

Después de arropar a la Princesa Leonor en su reaparición en España (para visitar un centro de refugiados de Ucrania en Pozuelo de Alarcón), el protagonismo ha vuelto a la Reina por todo lo alto. Y ha pasado de la blazer al vestido. Por cierto, uno de los que más nos gustan de su fondo de armario, porque aunque no es un estreno, es un Pertegaz. Palabras mayores.

Robert Smith.

Esta fue la firma que Letizia eligió para su vestido de novia y aunque el maestro ya no está entre nosotros, su sello sigue adelante con mucha fuerza. La Reina ha recuperado este extraordinario modelo en color gris perla, perteneciente a esta nueva época, lo que demuestra que continúan a la vanguardia. Lo lució por primera vez en Oviedo, en octubre de 2019, para una de las audiencias previas a los Premios Princesa de Asturias.

Robert Smith.

De silueta lápiz, con mangas abullonadas y cuello lady con lazada, lo más espectacular del diseño son sus bordados de flores. Un diez.

Letizia lo ha combinado con salones y cartera de mano de ante rosa chicle, ambos de Magrit. Una vez más podemos comprobar cómo la Reina ha customizado su calzado añadiéndole una pequeña plataforma o sobresuela. Comodidad, a la par que estilo.

Robert Smith.

De nuevo ha recurrido a un semirrecogido como peinado. Le está cogiendo afición. Lo llevó en su reciente visita a Reino Unido para inaugurar una muestra de Zurbarán junto al príncipe Carlos. La verdad es que le queda bien y le regala juventud.

Hablábamos de rostro al aire… Qué bien volver a ver la cara de la Reina. Su expresividad, su maquillaje, su sonrisa… Eso sí, hoy tenemos que reseñar un pequeño contratiempo, pues, precisamente al sonreír, su pintalabios se ha transferido a sus dientes, dejando una manchita rosada en su inmaculada blancura. Bueno, ¡eso nos pasa a todas! Suponemos que pronto le habrán avisado para limpiarse.

Robert Smith.

De todas formas, este detalle no empaña en absoluto al look. Lo vemos como un estilismo ‘feliz’, con un favorecedor colorido primaveral. Ese puntito de luz que ha aportado con los pendientes de citrino y diamantes es otro tanto a favor. Y la cartera y los zapatos rosas, también.

Letizia parecía especialmente contenta. Los Reyes han podido volver a celebrar este evento después de dos años de parón, y así lo ha dicho Don Felipe en su discurso. La Reina no ha parado de sonreír (y bien que lo ha pagado) e incluso sus saludos a los invitados han sido más enérgicos de lo habitual. Entre ellos se encontraba Paz Padilla, quien le ha regalado a la Reina un ejemplar de su libro ‘El humor de mi vida’, todo un súperventas esta temporada.

reina letizia, paz padilla
Robert Smith

Mañana los Reyes presidirán la ceremonia de entrega del Premio Cervantes, que tendrá lugar como es habitual en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. La galardonada de esta edición, la escritora uruguaya afincada en España Cristina Peri Rossi (80), no asistirá a la gala debido a su delicado estado de salud y en su nombre lo recogerá la actriz argentina Cecilia Roth.

Para nuestro Vestidor será una nueva oportunidad de ver a la Reina Letizia en su salsa. Un acto cultural del máximo prestigio para el que esperamos (de nuevo) mucho de su estilo.