El duque de Edimburgo lleva ingresado desde el pasado 16 de febrero y ahora se acaba de confirmar la operación a la que ha sido sometido: una intervención de corazón. El palacio de Buckingham ha confirmado que todo ha salido bien y que el duque se encuentra recuperándose de esta cirugía. Se espera que siga ingresado en el hospital Saint Bartholomew’s, de Londres, donde permanecerá unos días hasta que pueda recibir el alta hospitalaria. A pesar de que las últimas noticias por parte de su familia han sido positivas y han insistido en que está deseando volver a casa, todavía habrá que esperar para que este deseo se haga realidad. «Lo más positivo es que tiene muchas ganas de salir», dijo uno de sus hijos.

El duque de Edimburgo
Gtres

Hasta esta clínica le trasladaron hace algunos días debido a una dolencia cardíaca que era preexistente de la que ha sido operado y tras la que deberá de llevar un tratamiento médico. Fue a mediados de febrero, en concreto el día 16, cuando Felipe de Edimburgo ingresó tras haberse sentido mal, sin embargo, pocos detalles se dieron a conocer sobre lo que realmente le sucedía. Únicamente se habló de una infección y se descartó que fuera coronavirus, aunque esto no evitó que se temiera por su delicado estado de salud.

duque de Edimburgo
Gtres

A sus 99 años, su entorno está preocupado, eso sí, transmiten sosiego a la sociedad. Hace tan solo unos días Camila de Cornualles dijo que cruzaba los dedos porque Felipe de Edimburgo saliera pronto del hospital, aunque todavía no será posible. Su esposa, Isabel II, sigue con su agenda prevista y, a pesar de las complicaciones que está viviendo el duque, de momento no ha cancelado ninguno de sus compromisos. Está realizando algunas videollamada, demostrando así que está al pie del cañón pase lo que pase y, de hecho, acaba de inaugurar una estatua de sí misma. Un instante en el que, por cierto, ha sacado su sentido del humor, siendo este detalle otra prueba de que ella siempre pone una sonrisa al mal tiempo. La familia de Felipe de Edimburgo asegura que está algo mejor, aunque lo estaba pasando «mal a ratos», por lo que ahora debe ser fuerte para salir airoso de este bache de salud. El matrimonio formado por Isabel y Felipe fueron vacunados contra el coronavirus al ser grupo de riesgo, tal y como se confirmó a principios de enero, dosis con la que están protegidos frente a la covid.

No son pocos los que ponen sobre la mesa la delicada salud del duque de Edimburgo, pues en tan solo tres meses cumplirá los 100 años de edad. Con los preparativos de la celebración ya en marcha, deberán procurar cumplir al máximo las medidas y restricciones con el fin de protegerle.