Virgina Troconis presume de cejas bonitas gracias a una técnica que no deja de ganar seguidoras


Tal vez te has dado cuenta de que las cejas perfectamente cepilladas e impolutas están de moda. Durante la pandemia, y a consecuencia del uso prologando de la mascarilla, los salones de belleza se llenaron de clientas que solicitaban un tratamiento conocido como laminado de cejas o Brow up.

Es nueva alternativa al microblading recomendada para aquellas personas que tienen las cejas finas. Una de ellas es Virgina Troconis. La mujer de Manuel Díaz ‘El Cordobés’ no ha dudado en hablar de esta técnica en su cuenta personal de Instagram, añadiendo que está «encantada» con el resultado.

Ahora bien, ¿en qué consiste esta nueva técnica de belleza que ha enamorado a Virgina Troconis?

El brow up, o también conocido como laminado, es un tratamiento semipermanente que se aplica sobre el vello de la zona y consigue un efecto de ceja ‘peinada hacia arriba’, muy natural. A la vista, dan la sensación de ser más voluminosas y quedan perfectamente fijas y lisas, siendo la mejor alterativa para las que tiene los pelos rebeldes.

Es un proceso poco invasivo que solo trabaja a nivel del pelo de la ceja, por lo que no duele y es apta para todo el mundo. Normalmente tienen una duración aproximada de 8 a 12 semanas y después se debe realizar de nuevo el procedimiento. Además el tiempo de trabajo es corto, dura aproximadamente 45 minutos. El resultado final es parecido al que tendríamos si hubiéramos utilizado un gel fijador.

Eso sí, tal y como explica la propia Virgina: «hay que tener en cuenta que este tratamiento no rellena las zonas sin pelo de la ceja, solo las moldea y las rediseña». Ella se lo realiza en un salón de belleza de Madrid conocido como L’Atelier du Sourcil y su precio es de 80 euros – tal y como tienen publicado en su página web-. Un valor más asequible que otras técnicas como el microblandig.

Consejos para un laminado ideal

Para este procedimiento se utilizan productos especiales para cejas que deben ser de calidad. Por eso, aunque se puede realizar el laminado de manera casera, comprando el kit con las aplicaciones necesarias, se debe tener mucho cuidado con los tiempos, ya que la piel y el vello se puede quemar. Entonces, se aconseja realizarlo con profesionales de la estética y en un centro capacitado para realizar este servicio.

Eso sí, si queremos que nos dure más tiempo el efecto, es mejor no desmaquillarse con aceites que no sean específicos para cejas o apostar por productos libres de aceites, no mojar las cejas el día que se realiza el tratamiento y evitar sudar durante las próximas 24 horas. Y si te haces con un cepillo para cejas, para ir peinándolas cada día, mejor que mejor.