Sí, has leído bien, la manera más eficaz de proteger (y cuidar) nuestra piel frente al frío invierno es el vapor. ¡Te enseñamos cómo!


No hay ninguna duda de que el invierno llegó para quedarse y con él, el frío. Las bajas temperaturas ya se han apoderado de todo el hemisferio norte y España, que siempre presume de su apetecible clima, ahora más un país nórdico que uno mediterráneo y en las calles de sus principales hay capas y capas de nieve. La borrasca Filomena ha convertido la península en un escenario digno de las películas de Las crónicas de Narnia y ha hecho que nuestra piel, en consecuencia, sufra y se estropee más que de costumbre. Las temperaturas tan extremas hacen que nuestra piel, especialmente nuestra cara, nuestros labios y nuestras manos estén más sensibles que nunca y que nuestro día a día sea menos cómodo de lo que nos gustaría. Es por ello por lo que debemos buscar una solución definitiva que nos ayude, sin necesidad de salir de casa, a cuidar nuestra piel. Y, queridas amigas, la hemos encontrado. El remedio contra el frío es, sin duda, el vapor.

Sí, has leído bien. Ni cremas, ni aceites, ni sueros. Lo que mejor sienta a nuestra piel en los meses más fríos es el vapor. ¿Por qué te crees que en países como Finlandia, Noruega o Dinamarca suelen acudir a la sauna en familia cada domingo? Pues porque el vapor de esta tiene increíbles beneficios para nuestro cuerpo. Los vapores proporcionan una limpieza excepcional del cutis, ya que consiguen que los poros se abran; lo que hace que sea más fácil eliminar la suciedad que estaba acumulada en ellos. Sin embargo, sus altas temperaturas también son ideales para nuestra circulación y sistema inmunológico.

Instagram

Cómo cuidar nuestra piel (y protegerla del frío) gracias al vapor

Seguramente, te estés preguntando cómo narices creas una sauna en tu casa; cómo leches consigues hacer que tu aseo parezca un spa. Pues bien, es más fácil de lo que parece. Si te duchas con agua caliente (que en esta época del año no esperamos menos) y si lo haces con la puerta del baño cerrada; notarás como el espejo se empeña y tus poros se abren. ¡Ahí es el momento perfecto para comenzar una limpieza en profundidad! Y es que este vapor es muy bueno hacer para aplicar cualquier producto de belleza; pues ayuda a que se absorba mucho más rápido y mejor, ayudándonos a eliminar arruguitas con mayor eficacia.

Sin embargo, si sientes que el vapor que se genera en tu baño después de una buena y merecida ducha no es suficiente. Te proponemos hacerte con un aparato de vaporizaciones. Una sauna facial cuyo objetivo es aplicar vapor a tu rostro, abriendo sus poros y ayudándote a cuidarte (y protegerte del frío) de la mejor forma. Hemos navegado por la web y estas, sin duda, son algunas de las que más nos han convencido. ¿Te apetece un caprichito? Este es el mejor de todos en estas fechas.