La joven influencer sorprendía ayer con una manicura arriesgada, a la que ella llama Kinder Bueno, con la que no consiguió convencer a su padre.


Desde hace unos meses, María Pombo acude a los salones Maison De Beauté, uno de los centros de manicura y pedicura más exclusivos de la capital para mimar sus manos e ir renovando el esmalte cada cierto tiempo. En cada una de sus visitas, la hemos podido ver con diferentes manicuras y todas ellas han causado furor entre sus cerca de dos millones de followers. Sin embargo, nunca antes se había armado tanto alboroto como ahora. Y es que la influencer publicaba hace tan solo unas horas su nueva y sorprendente manicura, a la que ella misma ha llamado Kinder Bueno, y revolucionaba la red social con comentarios de la más variopinto. ¡Toda una locura!

Cuando la instagramer publica un nuevo modelito, un nuevo corte de pelo o una nueva manicura en su cuenta de Instagram; normalmente la respuesta suele ser unánime. ¡A todos sus seguidores les fascina! Sin embargo, en esta última ocasión, la uñas Kinder Bueno de la influencer han dividido a sus fans (y a sus familiares), que no han sido capaces de ponerse de acuerdo y decidir si su última elección es una maravilla o una auténtica pesadilla. Unos, entre ellos su padre, detestan el diseño que la joven ha elegido y otros lo aplauden enormemente. Pero veamos… ¿Qué tiene esta original manicura para ser tan sumamente polémica?

La manicura Kinder Bueno de María Pombo que ni su propio padre aprueba

Es bastante sencillo adivinar de qué se trata esta manicura si prestas un poco de atención al nombre que María Pombo le ha dado. Y es que, en efecto, sus uñas se parecen (y mucho) a las barritas de chocolate y avellanas que tanto gustan entre lo más jóvenes. Estas presentan un diseño mitad blanco, mitad color crema que, creando una llamativa ondulación, divide la uña en dos de la forma más original. Un patrón que no ha convencido a muchos de sus seguidores pero, sobre todo, a su padre. Papín, que es así como ella lo llama, sintiéndolo mucho, no ha sido capaz de piropear las nuevas uñas de su hija.

«La verdad es que no me convencen. Es como si hubieras metido los dedos en bote de Nocilla de esos que son la mitad blanco y la mitad marrón. No me gustan. Lo siento, mi niña»; le contaba a través de Whatsapp. Un mensaje que ha divertido a muchos fans de la joven que se han puesto de su parte y no tanto de la de María. ¿Y tú qué opinas? ¿Te gusta o detestas su nueva manicura?