La influencer ha querido compartir con sus seguidoras su truco para eliminar los restos de rímel que suelen quedar en el párpado después de maquillar las pestañas.


A todas nos ha pasado. Vamos con prisas, estamos frente al espejo intentando maquillarnos mientras enviamos un audio por el grupo de nuestras amigas diciéndoles que llegamos un poco tarde y, al ponernos el rímel, acabamos manchando nuestro párpado. Es tan normal como la vida misma. Usamos máscara para alargar nuestras pestañas y estas acaban siendo tan sumamente largas que, antes de secarse, rozan nuestros párpados y los manchan. Este momento es tan común que probablemente toda persona que se maquille con frecuencia lo conoce de primera mano. O si no que se lo digan a Laura Matamoros, que ha reconocido a través de su cuenta de Instagram que, cada vez que utiliza máscara de pestañas, acaba manchando su piel. Un hecho que le ha obligado a inventarse un truquito de lo más efectivo para eliminar estos restos de producto y que ha querido compartir con sus más de 925 mil seguidores en la red social.

Aunque pueda resultar una tontería, no lo es en absoluto. Cuando nos estamos maquillando, las manchas de este producto en nuestros párpados pueden resultar muy molestas. Especialmente si nos hemos echado sombras de ojos y no queremos destrozar todo nuestro make up usando desmaquillante. Para ello, y para nuestra suerte, Laura Matamoros ha encontrado la manera de eliminar estas manchitas de rímel de una forma cómoda, sencilla y extremadamente sencilla. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

Este es el truco de Laura Matamoros para quitar las manchas de rímel de la piel

Es muy fácil pero es importante tener un par de cositas claras. La primera es que debemos esperar a que estos restos de máscara de pestañas se sequen; pues si los intentamos retirar cuando estén todavía húmedos, podemos manchar todo nuestro rostro con el producto. Podemos aplicar un poco de colorete o labial mientras esperamos a que se seque del todo y así aprovechamos el tiempo de la forma más efectiva. Una vez que ya no haya peligro, tenemos que hacernos con un bastoncillo de los oídos. Sí, de esos con algodón en la punta. Y, sin mojarlo en agua ni en ningún otro líquido, frotarlo en la zona donde tengamos nuestras manchitas de rímel. Con pequeños toques y sin presionar demasiado (no vayamos a hacernos una herida), lograremos eliminar el producto sobrante de cualquier parte de nuestro rostro. Eso sí, debemos tener especial cuidado si hemos maquillado nuestros ojos. ¡Que no queremos estropear nuestro trabajar como make up artists!