Raquel Bollo se ha decantado por un sistema de lo más original para dejarse las cejas impecables, la depilación con hilo. Así es como quedan tras utilizar este método.


Tiene muy claro que sistemas le van bien y cuales no. También en lo que a tratamientos de belleza se refiere. Por eso, a estas alturas tiene sus centros de referencia para todo. También para dejar su rostro y sus cejas perfectos. Para eso Raquel Bollo ha dado con la tecla perfecta: la depilación con hilo.

Un método rápido y en boga

La propia colaboradora televisiva quien lo contaba en sus redes sociales que utiliza este método para tener un diseño de cejas perfecto. Lo hacía mostrando su paso por un centro de Madrid donde tiene ya a quien da en el clavo con una técnica que causa furor desde hace unos años.

La técnica consiste en arrancar los pelos sobrantes en la ceja utilizando unos hilos en lugar de la cera -caliente o fría- o las pinzas de depilar. El pelo se arranca moviendo los hilos con cierta destreza gracias a dos nudos corredizos que hacen que se vaya deslizando por el rostro.

Una técnica milenaria, ahora de moda

Aunque nos parezca una técnica novedosa y se pusiera de moda hace unos años, se trata de una idea ancestral. El origen está en la India -aunque hay quien lo sitúa en la antigua Persia, y es algo más que natural. Quienes dominan esta técnica saben cómo enlazar dos hilos y los van moviendo de manera estratégica tanto por la zona de las cejas como por el resto de la cara.

El resultado es que esos nudos corredizos van arrancando los pelos sobrantes para dejar la zona despejada. Dicen quienes lo realizan que además, poco a poco va debilitando el vello de esas zonas así que, poco a poco, va saliendo con menos fuerza hasta que, con el tiempo, deja de salir.

Menos agresivo que otros métodos

Lo que está claro es que la técnica, aunque sencilla en apariencia, requiere de pericia. Especialmente a la hora de trazar las líneas y diseñar las cejas. Pero parece estar especialmente indicado para las pieles más sensibles, porque al arrancar directamente cada pelo, provoca una irritación menor que otros métodos como la cera.

Es también más rápido que utilizar las pinzas de depilar, ya que en una sola pasada puede eliminar varios en la misma línea, lo que reduce el tiempo de realización. Por eso constituye una buena forma de deshacerse del vello. No obstante, como cualquier técnica, es importante ponerse en manos de los expertos para que nos hagan un buen diseño y asegurarse de que queda como esperábamos.