María José Suárez y Eva González tienen muchas cosas en común. No solo son dos de las andaluzas más populares de nuestros país, también fueron ganadoras del certamen de Miss España y, lo último, son seguidoras de la maderoterapia


María José Suárez no solo sigue al pie de la letra las últimas tendencias en moda, sino que también está al día de los tratamientos más punteros de belleza. La diseñadora se ha sumado a la fiebre de la maderoterapia, como ya lo hicieron antes otras como Eva González, Alma Cortés, Paula Echevarría, Irene Rosales o Virginia Troconis. 

La sevillana ha acudido al mismo centro al que también asiste Eva González para realizarse exactamente el mismo tratamiento aldegazante y tonificante con madera. El centro de belleza en cuestión es Electrolympia, con sede en Sevilla, Cádiz, Huelva y Málaga. 

¿Qué tiene de especial el tratamiento estético preferido de María Jose Suárez?  

Una de sus grandes ventajas es que no es invasivo, no duele y se lleva a cabo por un especialista en la materia de forma relajada sobre una camilla, con el apoyo de instrumentos de madera. Sirve para la eliminación de la grasa localizada, la celulitis y la piel de naranja. 

Lo que hace esta técnica, de origen oriental, es masajear la zona a tratar ejerciendo presión (con los artilugios de madera y las manos) sobre puntos estratégicos para activar el sistema linfático y la circulación sanguínea y así conseguir los resultados deseados. Además de tener un fuerte potencial adelgazante y tonificante, también promueve la producción de colágeno, elastina y vitamina E.

Otro de sus grandes potenciales es que se puede utilizar sobre diferentes músculos del cuerpo como son las piernas, el abdomen, los brazos, la espalda e incluso el rostro.

¿Para quién está indicado?

La maderoterapia está especialmente pensada para aquellas personas que sufran problemas circulatorios, retención de líquidos y para aquellas que padezcan dolores musculares como piernas casadas. Es un tratamiento que da muy buenos resultados desde la primera sesión porque moldea el cuerpo, a la vez ayuda a reducir el estrés. Sin embargo, los expertos aconsejan acompañar el tratamiento con una rutina de ejercicio físico diario y una alimentación adecuada y sana. Si no seguimos estos tres pasos, no conseguiremos sacar el máximo jugo a la madera. 

¿Cómo se lleva a cabo el proceso y cuántas sesiones son necesarias?

El tratamiento tiene tres pasos igual de importantes entre sí. Lo primero que hay que hacer es preparar la piel y mover toda la grasa acumulada, para ello se realiza un profundo masaje linfático muy agradable sin dolor. Después, se masajea la zona a tratar con aceites esencias reductoras y,  por último, comienzan los masajes con la aparatología de madera. El tiempo de duración es 30 a 60 minutos, en función de la clínica y la zona. 

Las sesiones de maderoterapia son efectivas, pero no milagrosas. Por eso los expertos confiesan que aunque se pueden ver los cambios a partir de la tercera sesión, es recomendable un total de 15 para conseguir mejor resultados.