Eugenia Silva nos dejó a todos con las mandíbulas desencajadas del asombro por el pedazo de look de invitada que eligió para la boda de Álvaro Falcó e Isabelle Junot y parte de culpa la tiene su maquillaje.


Eugenia Silva sabe lo que hace, por eso eligió el look más impactante en la boda de Álvaro Falcó e Isabelle Junot. Pero no solo por el vestido, que era una verdadera joya, sino porque el maquillaje y la peluquería fueron una elección estupenda para complementarlo.

La modelo madrileña eligió un vestido en color mostaza pegado al cuerpo y drapeado con escote en uve, una espectacular abertura asimétrica que dejaba al aire su pierna derecha, de Alexander Vauthier, con unas sandalias, de Aquazurra, y bolso tipo clutch dorado, de Jimmy Choo. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que para lucir en condiciones este vestido, y estos grandes complementos Eugenia tenía que llevar un maquillaje acorde a la ocasión y algo natural y sencillo que no emborronara el resto del outfit, así lo eligió para el peinado también.

Eugenia Silva optó por un maquillaje luminoso y natural para completar su look de invitada

El maquillaje, realizado por que su maquilladora de confianza, Inés Castaños para Armani Beauty, es de lo más natural, jugando con esa tendencia «no make up» que está empezando a despuntar en el mundo de la belleza.

El peinado tiene truco, ya llevamos avisando tiempo de que las coletas altas y los engominados hacia atrás crean ese efecto lifting que algunas buscan, creando también el llamado foxy eye, que es cuando te estiran un poco la piel de las sienes para que el ojo  y la ceja parezcan más rasgados.

Un pintalabios en tono nude hará de tu maquillaje algo más sencillo

El maquillaje de Armani beauty es una opción segura para salir de casa convertida en una estrella de la alta sociedad. En el caso de la base de Eugenia fue la luminous Silk foundation de la marca italiana, que iba a la perfección con su tono de piel y que verdaderamente hacía parecer que no llevaba ni una gota de maquillaje.

Un poco de rubor en los pómulos y algo de contouring debajo de los pómulos para estilizar la cara puede ser necesario. En el caso de Eugenia también se rellenó un poco las cejas para darle más densidad al pelo y crear una forma más uniforme, también podemos afilarlas en la punta con un poco de sombra marrón del tono de nuestra ceja para afilar la mirada. Al ser una boda de día es preferible evitar los highlithers y los brillos en las sombras de ojos y los iluminadores faciales, ya que bastante extravagante y llamativo era el vestido en el que iba enfundada la modelo. Hay que intentar mantener los brillos a un lado, son siempre algo de cocktail nocturno y Eugenia lo sabe bien.

Os dejamos con los productos que podéis utilizar para copiar el maquillaje de invitada perfecto e Eugenia para esta temporada de bodas, bautizos y comuniones de día.