La actriz Brooke Shields ha compartido su secreto de belleza: un tratamiento para repoblar las cejas que rejuvenece y que hace recordar a sus años de juventud


Las cejas han sido una de las señas de identidad de Brooke Shields. La actriz estadounidense es consciente de la personalidad que le confieren y por eso se preocupa por mantenerlas al día, porque en esto de la estética también hay modas.
Sucede con los cortes de pelo, con los estilos de manicura y sí, también con las cejas. Y de aquellas líneas finas que tuvieron su auge en los años 90 ahora hemos vuelto al gusto por buscar la naturalidad, aunque ahora casi rozan lo agreste. Justo como Brooke Shields las ha llevado siempre de manera natural.

Como les ha sucedido a otras celebrities antes y después de ella, las cejas de Shields marcan la diferencia con otros rostros. Le sucedía a Marlene Dietrich en su época por su peculiar forma y dibujo, y le ha sucedido más tarde a Cara Delenvingne o Lilly Collins, entre otras después que a Brooke.

Las cejas más pobladas del lago

Pero el de Shields ha sido un caso paradójico, porque la actriz ha logrado mantener la forma y lograr que se ajustara perfectamente a su rostro desde sus comienzos hasta ahora. Y no es algo fácil cuando tu salto a la fama se produce, como en su caso, con 14 años, porque esa era la edad que tenía cuando rodó la película El lago azul.

Con los años las cejas van perdiendo cuerpo, van apareciendo pequeños espacios sin rellenar que denotan el paso del tiempo. También curvándose y alargándose y, si no tenemos ciertos cuidados, pueden generar la sensación de avejentar el rostro.

Para paliarlo, los tratamientos cosméticos para cejas están a la orden del día. Y eso es lo que hace Shields para mantener sus cejas igual de naturales que el primer día. En su caso, según ha revelado ella misma, apostando por un tratamiento llamado laminado de cejas.

El laminado de cejas y el microblanding

Este consiste en aplicar un tratamiento sobre el vello y trabajarlo hasta conseguir que quede como peinado hacia arriba y sin moverse demasiado. Es un tratamiento semipermanente que muchos compaginan con otro de los tratamientos estéticos del momento, el microblanding.

Esta otra técnica consiste en rellenar los espacios con una técnica que es un tatuaje semipermanente muy útil a la hora de rediseñar cejas completas. Lleva más tiempo que el laminado de cejas, que se convierte eso sí, en la opción favorita en casos como el de Shields, en el que haya suficiente vello como para trabajar y peinar. El laminado dura entre uno y dos meses y se ha convertido la alternativa más viable para llevar las cejas a la moda sin recurrir a medidas más drásticas o invasivas.