Rocío Flores se está sometiendo a un tratamiento LPG. Te contamos en qué consiste esta terapia y qué resultados consigue


Aunque el invierno ya se acerque y haya quien piense que la operación biquini es algo que solo se adscribe al verano, los famosos saben bien que hay que cuidarse todo el año. Lo hacen controlando su alimentación, haciendo ejercicio y llevando una vida lo más sana posible durante los doce meses. Pero además, también prueban con los tratamientos cosméticos para llegar perfectos a la playa. Una de las que está aprovechando el frío para cuidarse es Rocío Flores, que está probando el LPG, un tratamiento que buscar reducir la grasa localizada.

Ha sido ella misma quien ha contado que iba a por la segunda sesión de un tratamiento que se aplica siempre en centros especializados y que busca, mediante un masaje, movilizar las capas profundas de la piel. Con ello se pretende ayudar a la eliminación de grasa localizada, mejorar la apariencia de la celelulitis entre otros objetivos estéticos.

¿En qué consiste el Lipomasaje o LPG?

Como decimos se trata de de un masaje, pero de uno muy concreto. El que dan unos rodillos creados ex profeso para esta función. Lo que se pretende es movilizar ese tejido adiposo para que el cuerpo vaya poco a poco expulsándolo de forma natural mediante el drenaje.

Se puede aplicar en varias zonas del cuerpo que van desde la cara interior de los brazos a las piernas pasando por el vientre y requiere de unos cuidados especiales. La duración de las sesiones es variable y va entre los 35 minutos y la hora en función de cada caso concreto. Por eso es tan importante ponerse en manos de profesionales.

Siempre en manos de los expertos

De eso va a depender no solo obtener los resultados deseados, también que no haya complicaciones. Porque como sucede con todos los tratamientos estéticos, lo mejor es ponerse en manos de los expertos que controlen la tecnología y las técnicas, y, por supuesto, que estén al tanto de los riesgos, porque lo primero que hay que tener claro es que no todas las terapias son adecuadas para todo el mundo y no pueden aplicarse en cualquier momento.

Este no es un tratamiento que podamos aplicarnos en casa, y que no pueden utilizar quienes estén siguiendo algún tratamiento para controlar la coagulación o estén embarazadas o en periodo de posparto. Por ello, como ha hecho Rocío Flores, lo mejor que podemos hacer si queremos probarlo es consultar con los expertos y ponernos en las manos de quien nos pueda aplicar el tratamiento con todas las garantías.