El exceso de grasa en determinadas partes del cuerpo como los muslos, glúteos, brazos o la tripa junto con la piel de naranja son dos de las grandes batallas a las que tenemos que hacer frente la mayoría. Pero, aunque vayan enfocados a mejorar el aspecto de la piel, no es lo mismo un anticelulítico que un reductor, por ello, la especialización es fundamental y se deben elegir los productos específicos para cada misión.

Los productos anticelulíticos contienen ingredientes que van destinados alisar la piel reduciendo los nódulos de grasa rompiéndolos y descomponiéndolos. Activan la circulación sanguínea y mejoran la circulación, con lo cual se reduce el aspecto de los hoyuelos o piel de naranja

Los reductores, como su propio nombre indica, reducen el volumen corporal donde más grasa se acumula. No actúan sobre la superficie, sino que lo hacen sobre el tejido adiposo.

Las diferencias entre anticelulítico y reductor

Anticelulíticos
• Eliminan la piel de naranja mejorando la textura de la piel y logrando una apariencia más lisa.
• Sus zonas de acción son los glúteos, las caderas, los muslos y las rodillas.
• Sus ingredientes se encargan de reducir los nódulos de grasa rompiéndolos y descomponiéndolos.
• Mejoran el problema de retención de líquidos y activan la microcirculación de la piel.
• Sus efectos son medibles a nivel textura y apariencia de la piel, aunque al eliminar los adipocitos se puede notar menor volumen.

Se recomienda aplicarlo mañana y noche y lo ideal es hacerlo en glúteos, caderas, muslos y rodillas, ya que es donde aparece la piel de naranja. Debe hacerse mediante un masaje ascendente y circular que favorezca la penetración del producto.

Reductores
• Reducen el volumen corporal en las zonas donde más acumulación de grasa hay, actuando directamente sobre el tejido adiposo.
• Deben utilizarse en la zonas afectadas. Brazos, vientre, muslos, glúteos…
•Contienen ingredientes lipolíticos que aceleran la combustión de las grasas.
• Sus ingredientes bloquean la vía por la que el adipocito “engorda”, no le deja que fabrique más tejido adiposo.
• Los efectos son medibles en términos de reducción de centímetros aunque no se aprecien en la báscula.

Para que funcionen hay que aplicarlos mañana y noche. Sus efectos no se ven reflejados en el peso, pero sí en la disminución de centímetros de la zona donde ha actuado.