La dieta de las celebridades siempre da mucho de qué hablar, pues sus miles o millones de fans saben que las famosas tienen los mejores ‘tips’ para siempre mantener la línea con las alternativas más sanas. Sin duda, Irene Rosales, presume de una figura atlética a sus 30 años y el secreto está en su estilo de vida saludable.

La mujer de Kiko Rivera acude al gimnasio cada día y come de forma equilibrada, evitando excesos. Así consigue mantener su cuerpo esbelto. Por ejemplo, la colaboradora de Telecinco inicia su día con un desayuno ligero y lleno de nutrientes que, además de estar muy rico y ser rapidísimo de hacer, le ayuda a tener energía todo el día.

El desayuno de Irene Rosales está aconsejado por expertos en salud

De acuerdo con los expertos en nutrición, el desayuno de Irene, su primer alimento del día, le llena de energía suficiente, debido a que contiene grasas saludables, verdura, proteína, fruta, lácteos y granos integrales. Aunque lo ideal es que cada persona tenga una dieta personalizada de acuerdo a su edad, peso y otros factores, la nuera de Isabel Pantoja tiene el ejemplo perfecto del buen desayuno.

De acuerdo el último post que publicó, uno de estos desayunos se prepara en menos de cinco minutos. Se compone de un café, además de otros alimentos como un bagel de semillas relleno de pavo, queso de burgos, tomate, lechuga y semillas de chía espolvoreadas. Al tratarse de un bocadillo tan completo suele ser una receta estrella del brunch, ya sabes, ese desayuno-aperitivo-comida que arrasa en las redes sociales. Esta es una de sus comidas favoritas. Pero ha dejado claro que es no es la única y que siempre se pueden optar por alternativas saludables. 

En definitiva, la suya es una alimentación basada en alimentos no procesados, sin grasa y sin azúcar. Pero no por ello menos delicioso, tal como lo demuestra en una foto que publicó en Instagram, y que sus seguidores han hecho viral.

¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?

El desayuno es considerado la comida más importante del día porque esos alimentos que ingerimos son los primeros después de un largo periodo de ayuno derivado de las horas en las que estamos dormidos. Además, a la hora de desayunar estamos recargando el cuerpo de fuerza para prepararlo para las horas del día en las que tenemos más actividad y por lo tanto, más consumo de energía. Si nos lo saltamos, corremos el riesgo de picotear entre horas y tener más ansiedad.

Por eso, un buen desayuno debe incluir lácteos descremados, -los enteros tienen mucha grasa- pan o cereales, proteína, y fruta o jugos de fruta naturales sin adicionar azúcar. Además, lo ideal es que sean variados para aportar diferentes nutrientes.