Es una de las tendencias beauty más locas pero también una de las más favorecedoras. Así es el delineado gráfico y esto es todo lo que debes saber.


El maquillaje está para divertirse, para pasar un buen rato. Sin emabargo, si, además de disfrutar durante el proceso, logramos conseguir un resultado con el que nos sintamos más guapas de lo normal frente al espejo, mejor que mejor. En los últimos años hemos podido ver infinidad de propuestas que nos han dejado con la boca abierta; tendencias de lo más loco que sacaban nuestro lado más creativo y que, a través de pigmentos coloridos y elementos como perlas o brillantes, nos ayudaban a crear beauty looks alucinantes para nuestras ocasiones más especiales. Desde los eyeliners más estridentes a los labiales más inesperados, pasando por las cejas de formas más alucinantes o las uñas más largas; son muchas las modas que hemos podido ver a las celebrities sobre la alfombra roja y que nosotras, en casa y armadas de valor, hemos replicado de la mejor forma. Este verano, la tendencia estrella es el delineado gráfico, una original forma de potenciar nuestra mirada con la mayor precisión y elegancia.

¿En qué consiste esta nueva y alocada tendencia?

El delineado gráfico consiste básicamente en hacer líneas y trazos geométricos que, más intensos o más suaves, den ese efecto de cat eye u ojo de gato. Se trata de potenciar la forma de tus párpados de la manera más divertida y artística, creando líneas inexistentes y jugando con las profundidades y siluetas de tus ojos. Es, sin duda, la tendencia de make up estrella de la temporada; y artistas de la talla de Lady Gaga no han dudado en lucirla de la mejor manera. De hecho, la cantante estadounidense, ha protagonizado la campaña de su marca de maquillaje Haus Laboratories, en la que pone en alza esta nueva moda.

Los colores y las formas depende de cada una de nosotras y de nuestro gusto personal. Podemos usar colores sencillos como el negro en degradé o un impoluto delineador blanco; pero también podemos arriesgar con tonos neón, metalizados o brillantes. Del lila (color de la temporada) al naranja más intenso pasando por el dorado o el gris. Todos los tonos de la paleta cromática funcionan a la hora de hacernos nuestro delineado gráfico. Eso sí, debemos tener en cuenta que los pinceles y lápices que usemos deben ser finos y precisos. Si no, en lugar de un elegante delineado, nos quedará un desastroso churro. ¿Qué opinas? ¿Te atreves con esta loca pero divertida tendencia de maquillaje?