La colaboradora de ‘Zapeando’ nos ha sorprendido haciéndose un nuevo piercing. En esta ocasión, un pequeño pendiente en la pestaña de lo más original.


Lo hemos dicho en más de una ocasión pero es que es cierto: Cristina Pedroche es una de las celebrities españolas que más arriesga con sus estilismos. Lo mismo la podemos ver cualquier tarde en Zapeando luciendo un conjunto de lo más llamativo; que nos sorprende en las Campanadas con un vestido único e irrepetible; o se atreve a presentar Love Island con un look imposible de una pequeña marca española. La colaboradora de televisión es experta en llevar mil y un estilos diferentes, de atreverse con todas las tendencias existentes y de sorprender con prendas repletas de color. Pero eso no es todo. Y es que, la vallecana, además de atreverse a jugar con la moda, también se anima con los maquillajes más arrolladores. Y es eso es justamente lo que hizo hace unos días en el programa de las tarde de La Sexta, donde eligió un sencillo conjunto de dos piezas negro que combinó con un piercing de lo más peculiar.

Así es el piercing más arriesgado y sorprendente de Cristina Pedroche

Sabíamos que la presentadora tenía algún que otro piercing. De hecho, en más de una ocasión la hemos visto presumir de los que tiene en la oreja y este verano, entre bikini y bikini, nos ha enseñado el que tiene en el ombligo. Sin embargo, y aunque teníamos claro que ella se atreve con todo, su última ocurrencia nos ha dejado con la boca abierta. Y es que Cristina Pedroche ha querido hacerse un piercing en la pestaña. Sí, tal cual lo lees. Ella misma lo contaba en su cuenta de Instagram hace tan solo unos días, cuando volvía a los platós después de unas semanas de vacaciones.

«Vuelta a la rutina. Bastante bien. Eso sí, tengo todavía bastantes fotos de las vacaciones, ¿las subo? (Si deslizáis podréis ver el piercing de la pestaña)»; escribía a través de su perfil de la red social a la vez que compartía un par de imágenes en las que dejaba ver su sorprendente pendiente en la pestaña. Se trata un precioso abalorio en forma de flor dorada que, colgando de una de sus largas pestañas, creaba un efecto piercing de lo más llamativo. Un accesorio de quita y pon (eso sí) que nunca antes habíamos visto y que nos ha gustado especialmente. Y es que, para nuestra sorpresa, queda bastante mono y discreto. Sin duda, una elección arriesgada con un final feliz que quizás probemos pronto. ¡Aunque no sabemos muy bien dónde conseguir uno igual! Tendremos que esperar a ver qué nos cuenta.