Conseguir que tu bronceado dure más tiempo es posible si sigues una rutina antes, durante y después de la exposición solar.


¿Prolongar tu bronceado es posible? La respuesta es sí. Pero hay que preparar la piel y cuidarla durante todo el proceso. Sabemos que nos favorece, nos ayuda a disimular imperfecciones y, además, nos aporta un aire fresco y joven que queremos mantener durante el máximo tiempo posible. Conseguir ese tono dorado es uno de nuestros objetivos en verano, pero prolongarlo es la aspiración máxima. Algo que, si te lo propones, está al alcance de tu mano. 
Durante la fase de exposición es clave mantener a raya la hidratación

Imprescindibles para prolongar tu bronceado

Lo primero que debes tener en cuenta es la preparación previa antes de darte tu primer baño de sol. Elimina las células muertas con un peeling profesional al menos con una semana de antelación. Y emplea productos que te ayuden en paralelo a potenciar el bronceado.
Escoge mejor aquellos que refuerzan las defensas naturales y evitan el fotoenvejecimiento. Si contienen Omega 3 y 9, vitamina C, carotenos y provitamina A, la fábrica de bronceado se pondrá rápidamente en marcha.  
Un aliado fundamental para que tu dorado soñado dure más tiempo es la nutricosmética solar
Durante la fase de exposición es clave mantener a raya la hidratación. Repetir la aplicación del fotoprotector y emplear después lociones calmantes que también contengan prolongadores del bronceado como la tirosina, presente en el aguacate. Evitarás también la hiperpigmentación si te dejas aconsejar a la hora de elegir los más adecuados.
Un aliado fundamental para que tu dorado soñado dure más tiempo es la nutricosmética solar. Además de elevar las defensas naturales de tu piel intensifican tu bronceado. Y mejor si sigues estimulando los melanocitos tomando el sol a tu vuelta al menos 30 minutos diarios para prolongar tu bronceado.
Lo primero que debes tener en cuenta es la preparación previa antes de darte tu primer baño de sol
¿Por último? Es clave realizar una visita a tu centro de belleza, realizar un peeling global reparador y un tratamiento que resetee tu piel. Mejor si te aporta un extra de oxígeno que hidrate, revitalice y permita que penetren en profundidad los principios activos que regeneren y prolonguen el tono conseguido. Las Vitaminas Vitaminas A, C, E y F, y el ácido hialurónico son claves. El resultado es el de una piel luminosa, uniforme, y con un tono favorecedor que se prolongará en el tiempo recordándote tus días de merecido descanso.