El té de las cinco de la tarde no es solo una tradición inglesa. En nuestro país es una de las infusiones más consumidas, que, además, tiene muchas propiedades. Hay muchos tipos de tés, cada uno con sus propias características y sabores. Los expertos de www.nutritienda.com nos han recopilado las características de los tés que más se consumen en España, para saber cuál es el que necesitas.

Té negro
Su color ámbar y su intenso sabor lo convierten en uno de los tés preferidos. Es la opción ideal para empezar el día, especialmente para quienes quieran reducir el consumo de cafeína, pero no renunciar al extra de energía que les aporta. Mientras que un café puede tener entre 65 y 175 mg de cafeína, una taza de té negro, que es uno de los que más contiene, ronda los 50 mg. Un café despierta rápidamente, pero su efecto se marcha enseguida. Una taza de té va liberando la cafeína a lo largo de varias horas, por lo que la energía extra no desaparece tan rápidamente.

El té negro se diferencia de otras variedades porque es el más oxidado de todos. Los principales componentes activos del té son los flavonoides, son compuestos fenólicos que tienen actividad antioxidante. El té negro, destaca concretamente por su contenido en teaflavina.

Té
Gtres

Té rojo
Se caracteriza por su tonalidad rojiza y su sabor terroso. Esta variedad de té se diferencia del resto por su especial elaboración. Durante años, las grandes hojas de té se comprimen y almacenan durante unas determinadas condiciones donde unos microorganismos lo fermentan, transformando el té verde en este especial té rojo.

Es conocido por ser un gran aliado en procesos de pérdida de peso. Esta bebida no aporta calorías y es la alternativa perfecta a las bebidas azucaradas. Además, es una forma ideal de aumentar los líquidos a lo largo del día y evitar así la retención de líquidos. Además, por su contenido en compuestos astringentes es ideal para tomar tras una comida y favorecer una adecuada digestión.

Té verde
Es fresco y ligero y, en función del tipo de té verde que escojamos, también puede tener un toque amargo. Muy rico en antioxidantes, pues contiene catequinas, un grupo de polifenoles con propiedades antiinflamatorias que combaten la acción de los radicales libres. Es por eso que es muy habitual en productos de cosmética y belleza, especialmente aquellos orientados a la limpieza, sobre todo de pieles grasas o con tendencia acneica, pues tiene un gran efecto purificante y limpiador.

Al igual que el rojo, ayuda a aumentar la ingesta de agua por lo que ayuda a evitar la retención de líquidos. Además, contribuye a la salud cardiovascular, ya que disminuye la absorción del colesterol y previene la obstrucción y la rigidez de las arterias. Su contenido en cafeína lo convierte también en un estimulante suave, perfecto para quienes necesitan esa estimulación en el día a día y además, al tiempo que contribuye a que gastemos más energía lo que consigue que también quememos más grasa, eso sí, siempre y cuando se acompañe de unos hábitos saludables.

Té
Gtres

Té blanco
Tiene el sabor más suave de estas cuatro variedades, en contraposición con el negro y el rojo, que son los más intensos. Así, es la opción ideal para quienes comienzan a interesarse por esta bebida o quienes no sean muy aficionados a las infusiones, pues es sutil, pero delicioso.

Es una de las variedades que contiene más antioxidantes, por lo que es un ingrediente habitual en los productos de belleza, de echo, se le conoce como el “té de la belleza”. También contiene sustancias antiinflamatorias. Igualmente, ayuda a mantener una buena salud dental y no mancha los dientes, así que es la bebida ideal para una dentadura perfecta.