Además de recuperar la piel tras los efectos del frío invierno, la llegada de la primavera exige tratamientos que la preparen para contrarrestar el aumento de la exposición solar. Te dejamos 7 productos que son perfectos para un rescate


Si no sabes qué producto empezar a utilizar en tu rutina habitual de belleza, mete aloe vera. Está demostrado, por la ciencia, que es un ingrediente con efectos buenos sobre la piel: calmantes, curativos, hidratantes e incluso con protección contra los rayos ultravioleta del sol. Sí, como lo lees, tiene la capacidad de absorber el 90% de los radicales solares que tanto perjudican nuestra piel. Evitando, así, las temidas quemaduras.

Pero, ¡Ojo! que si te has pasado de ‘vueltas’ y te has quemado, el aloe porque reduce la inflamación y estimula la producción de colágeno. La mejor forma de usarlo, en este caso, es usar el gel que se encuentra dentro de la planta y frotarlo en las áreas perjudicadas. De hecho, está muy recomendado después de las sesiones de depilación láser porque calma mucho y tiene propiedades antisépticas y regeneradoras.

Así mismo, es perfecto como mascarilla de noche porque mejora la piel y deshincha la bolsas de los ojos. También es perfecto para el acné y las impurezas. ¿Un plus? Disminuye las arrugas de expresión, tiene propiedades antienvejecimiento. Otra de sus grandes bonanzas es el de reducir la visibilidad de las manchas del rostro.  Y, por encima de todo, es muy refrescante.

¡Hidrata tu piel con aloe vera!

aloe vera
Gtres

¿Piel seca? Te aconsejamos que utilices aloe vera. Es uno de los cosméticos más antiguos de nuestra civilización por ser una fuente natural de beneficios para nuestra piel. En la antigua Grecia ya se empleada con fines cosméticos y medicinales y, actualmente, es uno de los ingredientes más preciados, ya que preserva nuestra belleza natural y nos da valiosos beneficios para el rostro y cuerpo.

Es una planta barata y fácil de cuidar que ha pasado a ser ‘casi’ milagrosa. En su pulpa conviven numerosas vitaminas como son A, C, E, y B-12, carotenos o el ácido fólico, entre otros.

El uso regular de aloe vera tiene el poder de fortalecer y estimular las fibras de colágeno y elastina de la piel, lo que se traduce con una disminución de las arrugas, así como de otros signos de la edad. Pero para conseguir estos resultados, hay que se constantes en la aplicación.