Combatir arrugas y manchas, rejuvenecer el rostro, sumar luminosidad… Ahora los dispositivos más innovadores hacen posible conseguir los mismos resultados en casa que en cabina (y con total seguridad). ¡Apunta!

Peeling ultrasónico

Tener una piel limpia y sin rastro de imperfecciones es una de nuestras grandes preocupaciones. Y, para ello, es esencial utilizar un cepillo facial fabricado con los últimos avances tecnológicos que consiga acabar con las impurezas. Pero además, también es clave realizar exfoliaciones, para eliminar células muertas y reducir la apariencia de los poros. Uno de los dispositivos que ayudan a conseguirlo son los de peeling ultrasónico, un tratamiento que ya se puede realizar en casa.

¿Cómo funcionan? Las ondas emitidas por las máquinas del peeling ultrasónico tienen una alta frecuencia que consigue eliminar las capas externas de la piel para lograr una limpieza más profunda y duradera. Además, estas ondas también penetran en la epidermis para aumentar su temperatura, reactivar la circulación sanguínea, fomentar la producción de colágeno y abrir los poros, facilitando la penetración de activos.

dispositvos

Microdermoabrasión

Existen varios tipos de exfoliación (biológica, química, mecánica…), pero no cabe duda de que la microdermoabrasión es el sistema más avanzado con el que contamos hoy en día. Sus microcristales proporcionan resultados similares a los de los tratamientos más abrasivos, como el láser o el peeling químico, pero en un tiempo récord. ¡Pruébala de forma fácil en casa!

¿Cómo funcionan? Con un masaje suave similar a la aspiración, estos dispositivos estimulan la renovación celular para promover un rostro más uniforme y firme. Además, también suelen contar con una punta de diamante para lograr una exfoliación mecánica potente, puliendo la capa superior de células muertas de la piel. ¿El resultado? Una piel más joven, luminosa y jugosa.

Radiofrecuencia

Uno de los tratamientos más demandados en las clínicas estéticas es la electroestimulación de rostro y cuello, en la que se emplean microcorrientes para reafirmar la piel, definir los rasgos faciales (levantar pómulos, definir la zona de la papada…) y disminuir las arrugas. Pero ya hay dispositivos eficaces que permiten realizar esta misma técnica en casa.

¿Cómo funcionan? Estos dispositivos emplean corrientes eléctricas de bajo voltaje que buscan estimular la piel y los músculos. Además también aumentan la actividad de los fibroblastos potenciando la producción de colágeno y elastina.

¡Sigue bajando, hemos recopilado los cinco dispositivos faciales que no puedes dejar de probar!