«Milagros de esta salimos y salimos mucho más reforzados. Es una guerra en la que se ganan batallas cada día», ha afirmado la hija de María Teresa Campos.


Después de su familia, una de las primeras personas en enterarse de que Mila Ximénez sufría cáncer fue Terelu Campos. Gran amiga de la colaboradora, la hija de María Teresa Campos ha reconocido que fue «muy complicado» aceptar la noticia. Según sus propias palabras, fue «un momento de confusión, incluso de desesperación». Y es que ella sabe mejor que nadie lo que es sufrir la enfermedad, por ello ha compartido el valioso consejo que le dio.

Terelu ha querido subrayar en el programa ‘Viva la vida’ que su mensaje ha sido «de fuerza, de esperanza, me encanta esa palabra, que la utilizamos muy poco. El cáncer es sinónimo de esperanza en muchos casos». Según su experiencia es fundamental «creer firmemente en tu médico y confiar en él». La hija de la comunicadora ha reconocido que no se trata de «un camino fácil, el camino que lleva a la curación».
Ha calificado a Mila, que hace tan solo unos días revelaba que padece cáncer de pulmón, como una persona fuerte, pero que cuenta también con un lado débil: «De alguna manera somos todos así». Se ha permitido darle un consejo: «Desgraciadamente he sufrido dos veces esta enfermedad. La primera vez me dejé ayudar muy poco y me comí sola toda esta enfermedad y me manifesté lo menos posible. Es mucho más fácil hacerlo con las personas que te quieren y, además, que te quieren ayudar».
Terelu sabe que Mila, como ella misma tuvo, tendrá «momentos de debilidad»: «Ahí le ha dicho que se apoye en los suyos». Y es que Terelu cambió por completo su actitud la segunda vez que padeció la enfermedad y, entonces, decidió apoyarse en los suyos: «Así es mucho más llevadero», ha explicado. Añadía que sus seres queridos serán clave cuando tenga un momento en el que, inevitablemente, se derrumbe: «Milagros de esta salimos y salimos mucho más reforzados», ha manifestado. «Es una guerra en la que se ganan batallas cada día».
Asimismo, ha recalcado que su familia y aquellas personas que la quieren desean más que nunca estar a su lado. Por ello, cuando uno quiere a alguien «de las cosas más bonitas es sentirse útil». Ahora, Terelu ha confirmado que Mila debe pensar primero en sí misma. Respecto a su experiencia personal, la colaboradora ha contaba lo siguiente. «Yo siempre intenté quitar a mi familia la angustia de que tengo esto».
En un primero momento, ella se lo ocultó a su familia y la única persona que sabía que tenía un cáncer fue Raúl Prieto. Un secreto que compartió con el actual director de ‘Viva la vida’ en fechas previas a la Navidad. «Yo quiero especialmente a Raúl y, en ese momento, necesitaba un cómplice. Yo sé que era una faena, pero sabía de su silencio y de su apoyo. Iba a ser ese bastón durante ese tiempo que lo teníamos que mantener en silencio».

Así vivió Alejandra Rubio el cáncer de Terelu

El cáncer de Mila Ximénez ha servido como excusa para que Terelu se haya sincerado respecto a la enfermedad que superó hace unos años. Una época complicada, también por cómo la afrontó como madre. «Intenté minimizar en la medida de lo posible las palabras», ha explicado.

Por aquel entonces, su hija Alejandra era una niña, tenía tan solo once años. «Primero lo dije que tenía un bultito», ha contado. Para la joven, el cáncer de su progenitora supuso un momento de maduración importante: «Yo me daba una quimio. Me levantaba a las ocho de la mañana a desayunar con mi hija para que ella no pensara que su madre era una enferma», ha contado. Aunque en un principio no se dio cuenta de este detalle, con el tiempo descubrió que la joven tenía en su habitación un calendario con las fechas en las que Terelu se daba la quimioterapia.

La colaboradora también ha subrayado la relación tan estrecha que un enfermo mantiene con su médico. En su caso fue muy especial: «Difícil de olvidar, pero además, no quieres olvidarlo». Durante un tiempo, su oncólogo fue un hombre clave en su vida a quien estará siempre agradecida.

La próxima semana, Mila Ximénez iniciará su tratamiento para luchar contra el cáncer: «Recibiré tratamiento de quimioterapia inmunoterapia para que el cáncer no se siga ramificando y que se duerma». Un proceso que se repetirá, según ella misma ha explicado, cada tres semanas durante aproximadamente seis meses.